Bienvenido

Estás en una página de Mateo Santamarta.
Todos los textos y las obras que lleven mi
firma pueden ser difundidos libremente
siempre que no haya ánimo de lucro. Se
agradece el que se cite la autoría.







Translate

viernes, 3 de septiembre de 2010

Desatanodios-Friedrich Hölderlin (Hiperión)


Desatanodios, t.mx.-tela, 130x162, 2006, obra de Mateo Santamarta




"...¡Oh, sí! El hombre es un dios cuando sueña y un mendigo cuando reflexiona, y cuando el entusiasmo desaparece, ahí se queda, como un hijo pródigo a quien el padre echó de casa, contemplando los miserables céntimos con que la compasión alivió su camino..."

Friedrich Hölderlin (Hiperión)

34 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

El camino, a veces se hace complicado. Cuando uno sueña es capaz de vencer los peligros que acechan. Cuando reflexiona cualquier solución para salvar los obstáculos se hace muy complicada.
¿Por qué no meter reflexión en los sueños o sueños en las reflexiones?
No todos los hijos pródigos son arrojados por los padres, como sugiere Hölderlin, algunos padres abrazan a los hijos pródigos cuando regresan.

mateosantamarta dijo...

Sí, Amando, pero hay un ir y venir entre un extremo y otro, un inquietante deambular entre Dios y Satán, dos polos distintos y un difícil equilibrio. La casa del padre siempre está abierta, pero no siempre sabemos encontrar la entrada. Un abrazo.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Mateo, veo en esa pintura al hombre en medio de dos fuerzas gigantescas. ¿El bien y el mal?. En la primera, permanece de pie. Lo inviertes, y queda suspendido, como colgado.
Sugiere mucho y, acompañado de la cita del maestro Hörderlin, raya la perfección estética.
También puedo interpretarla como al ser ligado al padre y a la madre. En fin..., ya sabes que no entiendo mucho de pintura y que me muevo por apreciaciones sensoriales y de evocación, sobre todo por el "me gusta" o "no me gusta".
Y te aseguro que me gusta tu "Desatanodios", palabra de nuevo cuño que me ha impresionado, pues puede leerse de varias formas: "desatan odios", "de Satán, odios"; aunque me encanta esa ambigüedad y el término tal cual lo has usado.
Un abrazo.

mateosantamarta dijo...

Hola Isabel.
La pintura es la misma en las dos imágenes (en la primera está invertida, pues fué trabajada en las dos posiciones). Tu interpretación es tan buena como podría serlo la mía: tanto el título como la obra invitan a diversas lecturas. El me gusta o no me gusta y la capacidad que tenga para generar significados y lecturas personales es todo su sentido.
También te sugiero la lectura del título: de satán o dios.
El texto de Hölderlin es una maravilla.
Un abrazo, amiga, y sigue disfrutando de tu lectura, del descanso y de los mimos. QUE TE RESTABLEZCAS PLENAMENTE.
Un abrazo.

concepto-aparte dijo...

ésta obra me genera cierta angustia, como de fuerzas unidas entre sí irreparablemente, como la vida y la muerte encerradas en un ahogamiento que alienta a cada una a su modo...

salú y un gusto entrar por tus lares...

mateosantamarta dijo...

Bastante bien expresado, aunque mi deseo es abatir a la angustia en la batalla del día a día y del pintar, pensar e inventarme.
Salud, amiga: en el cuerpo, en la mente y en el alma.

Isolda dijo...

Mateo, al leer por primera vez el título mi interpretación ha sido: 'Desatan Odios'. He visto una pintura doble, como cuando uno escribe en medio folio y lo dobla sin esperar a que seque la tinta. Me parecían dos mundos iguales en bandos contrarios y de ahí el odio inherente al ser humano, por desgracia.
Luego me he fijado en el texto de Hölderling y hay que ponerse en la otra acepción: 'De satán o dios'. La ambigüedad es válida en todos los casos. Al mirar tus dos pinturas simplemete se ven dos mundos no del color con que se mira - son tus colores de identidad- sino desde el punto de vista con que se observa.
Me ha encantado una frase de Amando, que extraigo necesariamente de contexto:
¿Por qué no meter reflexión en los sueños o sueños en las reflexiones? Y a la que tampoco añado más.
El artista crea lo que siente y no debe preocuparle excesivamente la interpretación del observador. En tu última respuesta dices: 'mi deseo es abatir a la angustia en la batalla del día a día y del pintar' Atención, pregunta: ¿eso es lo que quieres exprsar en estas pinturas? Es que me gusta saber de qué estamos hablando.
Un beso preguntón.

mateosantamarta dijo...

Isolda. Aún cabe alguna lectura más del título: de satán odios, o la de un nombre complejo que encierra bien y mal, como lo encierra el hombre. Yo no quiero expresar nada concreto sino abrir posibilidades de contemplación, pensamiento e interpretación.
Sólo hay un cuadro que se puede ver en dos posiciones porque así fué pintado: en las dos posiciones, pero es el mismo cuadro con dos lecturas.
El artista crea lo que siente y el observador lo ve con los filtros de su propio mundo, de sus propias preocupaciones, cultura e inquietudes.
La frase de Hölderin me parece muy buena: es un romántico.
Lo que apunta Amando en el sentido de equilibrar sueño y razón con una interrelación entre ellos parece interesante aunque no sé si es posible pues, por naturaleza, son distintos.
Las pretensiones del artista al trabajar no son siempre las mismas porque su estado de ánimo es variable, pero en este caso la lucha contra la angustia que provocan los sueños no realizados y la dificultad de mantener la fe son básicos en la génesis del trabajo.
Como siempre, tus comentarios son serios y me obligan a reflexionar -quizá no lo suficiente-.
Besos y gracias por enriquecer esta entrada.

Joshua Naraim dijo...

Entre Dios y Satán, equidistante, el Hombre, hay sitio para todos.
De memoria recuerdo que en el "Demián" de Hesse
aparecía el dios Abraxas, un dios más completo que el nuestro, ya que abarcaba el bien y el mal. Un dios y un demonio en una única existencia.
Un abrazo.

Inés González dijo...

Obra espejo, o espejo de obra, también del alma, que se escapa y se expande por entre las forma y los ocres, pero vos no sos un hombre corriente, la caja del artista siempre tiene a Dios dentro, y en la mano que es la reflexión ejecutadora, jamás serás un mendigo!
Ya ves vuelvo a Gamoneda una y otra vez, creo que es el poeta que más me gusta, la imagen no es la misma, parece pero no lo es, en esta última el tórax de la mujer se escapa como en una silenciosa huída.
Un abrazo fuerte compay

mateosantamarta dijo...

Por ahí van las cosas, Joshua. He leído Demián varias veces, hace tiempo, pero tambien hay que recordar a Nieztsche: el hombre es una cuerda tendida entre el animal y el superhombre.
También en el Zohar Dios tiene dos caras.
Los hombres somos complejos e inestables.
Un abrazo.

mateosantamarta dijo...

También a mí me gusta Gamoneda, aunque me inquieta a veces, como me inquieta y seduce ese pasear entre la delicia de la vida y el temor de la muerte que parece flotar en todas tus últimas entradas.
Sabes que en el fondo soy un místico que cree que la vida auténtica es eterna, pero a veces la duda se abre paso.
También conoces mis titubeos entre la realidad y el deseo en temas de amor.
Todos somos mendigos de algo en alguna ocasión:
hasta los reyes mendigan afectos verdaderos en medio del elogio y la alabanza interesada.
He trabajado muchas veces los cuadros en distintas posturas, pero en este caso parece más necesario hacerlo notar pues incluso a mí me cuesta colgarlo en una posición concreta: la segunda fué la elegida en Annta.
Me ha encantado que te pases por aqui, querida amiga y te doy un fuerte abrazo.

Inés González dijo...

Para renacer hay que morir querido Mateo, siempre estamos muriendo, en un eterno retorno, es curioso lo que te provocan mis últimas obras, concientemente nunca pensé en la muerte al realizarlas, o por lo menos esos terrores en esta etapa de mi vida no me asaltan, sí la mirada es desde el otro lado, y desde allí vida y muerte están unidas.
Será por eso que me gusta tanto este libro de Gamoneda, él también lo escribe desde el otro lado, " Tengo frío junto a los manantiales. He subido hasta cansar mi corazón. Hay yerba negra en las laderas y azucenas cárdenas entre sombras, pero ¿qué hago yo delante del abismo?
Bajo las águilas silenciosas, la inmensidad carece de significado."
Siempre estamos titubeando...
Otro abrazo

gaia07 dijo...

Y para salir de dónde cayó, el hijo pródigo -el que alguna vez casi todos hemos acabado siendo-, utilizamos una técnica muy antigua para alcanzar éxito en la que quiera que sea nuestra empresa, la de la extraordinaria creencia de compartir el mundo con seres extracorpóreos e invisibles, como las almas, espíritus, santos, hadas, ángeles, querubines, genios, diablos, dioses… a los que evidentemente hacemos culpables si no salimos victoriosos, cuanto menos, lo son de los padecimientos a los que nos hemos visto abocados.

Y en este magnífico cuadro me veo con todos ellos envuelta con lo visible, material y corpóreo, yo.
Impresionante.

Eres un genio, aunque esta vez te hayas quedado fuera para pintarnos ;-P
Besos.

mateosantamarta dijo...

Supongo que es algo de mi infancia lo que me hace ver, en esas raíces unidas a cuerpos, algo que tiene que ver con la vida y con la muerte a un mismo tiempo. Ten en cuenta que yo soy de pueblo, de origen agricultor.
De todos modos para renacer hay que morir
Estas dos últimas entradas tuyas no tenían esa cosa que evoca la muerte en mi mente.
Gamoneda es un poeta en el filo último de la experiencia humana y seduce de modo inquietante -al menos a mi-. Esos versos suyos que citas están entre los que más me impactaron.
Me alegra volver a tenerte aquí, Inés.
Un abrazo más.

mateosantamarta dijo...

Gracias, gaia, por los piropos.
Pinto y nada más, sin concesiones al gusto dominante y a veces ni siquiera al mío.
Nunca he conseguido dejar de creer -ni siquiera cuando era un militante de la extrema izquierda-.
Creo que la vida es compleja y que mis sentidos y mi razón no son suficientes por el momento para explicar todo lo sentido y experimentado.
Tampoco la ciencia ha conseguido darnos explicaciones definitivas aunque nos den formulas progresivamente más complejas que a veces anulan las que parecían definitivas.
Todo esta abierto a los sueños y al infinito: también en mi pintura. Quien lo desea puede reconstruirla a su gusto.
Besos.

Mercedes dijo...

Una vez más, no sé si me gusta más tu obra o el texto que la acompaña. Sea como fuere, como creativo, eres único, porque invitas a soñar y, como tú bien dices, mientras soñamos somos dioses. Gracias Mateo, por traernos sueños.
Un abrazo.

mateosantamarta dijo...

El texto es de un gran maestro.
Mi obra intenta serlo pero seguro que me falta mucho.
Te echamos de menos en tu blog por lo que espero que pronto te vuelvas a hacer cargo de él.
Un abrazo, Mercedes.

virgi dijo...

Nos pueblan seres extraños que no atinamos a desentrañar. Aunque logremos irnos de nosotros mismos, intentando darle la vuelta a las cosas, la visión no mejora, y el regreso, con céntimos o sin ellos, acrecienta nuestras dudas.
Montón de besos.
Me gusta visitarte.
Me encanta leer lo que contestas.

Shandy dijo...

Mateo, esta pintura se me muestra como un rompecabezas (también algunas otras obras tuyas). Me gustaría descomponerla, recortar las figuras ocres, las azules, y volver a reconstruirla. Se me ofrece un mundo onírico que se escapa a la racionalidad y por lo mismo me atrae. Intuyo lo femenino y lo masculino, eros y tanatos, el bien y el mal, el odio y el amor. Y no importa cuál es la invertida. A mi percepción, al invertirlas cambian las expresiones de los rostros, y sin embargo, vistas en su conjunto, ambas transmiten lo mismo. Quizás verlas juntas contribuya a ampliar más la dualidad: cielo/ infierno, yin/yang
Muy interesantes los comentarios y las diferentes lecturas del título propuesto. Yo elijo la De satan o dios.
Mendigos más que dioses
Incluso en los sueños
Tenemos los pies de barro.

mateosantamarta dijo...

Si que son interesantes los comentarios y lo es este tuyo. Todo lo que dices da en la diana.
Que se la descomponga y recomponga es lo que pide mi pintura. Goza sabiendo que cada mirada la recrea de modo distinto e incluso sueña con la posibilidad de que una misma mirada la recree y renueve cada día.
Estoy de acuerdo contigo en que casi siempre somos mendigos con pies de barro, pero lo importante es ese segundo eterno en que somos dioses - semejantes a Dios pues yo soy cristiano no católico, por libre, a mi modo, como sé y puedo-.
Me ha encantado verte aquí y este comentario inteligente y sensible.
Besos.

mateosantamarta dijo...

Virgi, a mi me encanta leer tus escritos llenos de esa poesía peculiar tuya y me encanta que vengas a comentar aquí. Sólo cuando varias personas habéis hecho comentarios
-personas concretas me refiero- mi entrda esta viva.
Un montón de besos.

Ventana indiscreta dijo...

Que yo sepa, el entusiasmo aún no está patentado. Quizá la reflexión y el sueño sean componentes de ese entusiasmo del que me considero imprescindible para estar viva. Dios para mí si es prescindible por lo que sin dios sueño, me acuesto y me levanto.
Curiosas tus imágenes. Me recuerdan a las sepias marinas. Tienes un acento muy marcado en tus obras.
Que el arte no desate odios.
Un beso.

mateosantamarta dijo...

Hola Sofía. Es una alegría volver a verte por aquí después de tanto tiempo.
El entusiasmo no está patentado y le echamos tanto de menos cuando falta...
El sueño y la reflexión son difíciles de conjugar...
Yo camino entre el sueño de Dios y el difícil mundo en el que reflexionar se vuelve duro.
Te invito a visitar fotos en obrasdemateosantamarta, donde por pereza les he dedicado las dos últimas entradas y seguiré dedicándoselas un tiempo.
Como en todo, en el arte también hay encuentros y desencuentros...
Un beso, amiga. A veces no comento...pero siempre veo tus entradas y las de Manuel.

Jose Joel Rios dijo...

Mateo con ese mensaje hecho Filosofía, me quedo como dicen en mi patria adoptiva: I get I lump in my throat. (Un nudo en la garganta)
Saludos hermano.

mateosantamarta dijo...

Saludos, José Joel. Quizá corren malos tiempos para los sueños. Hoy la reflexión triste parece conquistar el campo.
Un abrazo, hermano.

Ananda Nilayán dijo...

Mateo, hay que ver que siendo la misma pintura vista de diferente forma, la de significados que se pueden sacar. Eso es bueno, haces soñar, pensar y reflexionar.
Y ahí está el hombre, tratando de enseñarse a si mismo el camino a la divinidad, que no lo ve porque parece abstracto. Pero si se pone cabeza abajo y se deja diliur, aparece en todas sus formas y credos.
Bueno, así lo sentí.

Un abrazo

mateosantamarta dijo...

Yo, Ananda, me reservo mi interpretación, aunque el título y las dos posiciones abren puertas a ciertas visiones y caminos del pensamiento.
La tuya me parece muy buena y mi pintura ama nacer en cada nueva mirada.
Un abrazo y bienvenida.

mirada dijo...

Parece una liberación, embrollos deshaciéndose. No produce angustia, produce alivio.
Un abrazo enorme.

mateosantamarta dijo...

No, Mirada, no produce angustia. Es mi lucha para fabricar el oro puro.
Un abrazo enorme.

Carmela dijo...

La sentencia de Hölderlin es tan cierta:
"El hombre es un Dios cuando sueña
y no es más que un mendigo cuando piensa".

La pintura impacta.
Leyendo el título... pienso que son las fuerzas interiores ... inmanejables que nos dominan y que a veces no podemos entender.
El desencuentro con uno mismo.
Me hiciste recordar a Dostoiewski en "Crimen y castigo " y " Los hermanos Karamazov" porque en ellos se plantea la lucha entre el bien y el mal.
Las líneas y los colores parecen plasmar laberintos internos y me inspira el intento de la búsqueda de una coordenada para seguir un camino.
Cada uno lo siente a su manera.
"Desatanodios" .Está muy bueno!
Abrazos!

mateosantamarta dijo...

Gracias, Carmela. Me agrada que hayas traído a colación esas dos obras de Dostoyevski. Crimen y Castigo la leí dos veces y Los Hermanos Karamazov sólo una -de momento-. Ambas me impresionaron. También leí dos veces El Idiota y El jugador. La lucha entre el bien y el mal ha estado siempre presente en mi vida y en este cuadro se refleja de un modo dinámico y equívoco: no hay solución fácil.
Un abrazo

Carmela dijo...

Es increíble como todo tiene que ver con todo...
Claro que cada uno interpreta las obras según sus propias vivencias .
En tu cuadro vi plasmados los laberintos de Fedor debatiéndose entre el bien y el mal.
Pasa por mi sentir .
El pintor David decía que el objetivo de sus cuadros era " hacer vibrar el alma del observador."
Según aclaras dicha lucha se refleja en tu cuadro de manera dinámica.
En la vida del autor ruso y en sus ( para mi geniales obras ) tampoco hay solución fácil.
Ricos y valiosos detonantes del arte que nos instan a la búsqueda de sensaciones , sentimientos y connotaciones .
Abrazos.

mateosantamarta dijo...

Dostoievski es uno de mis escritores preferidos y el primero entre mis novelistas favoritos. No hay en él soluciones fáciles sino dramas de una gran fuerza. Ya quisiera yo que este cuadro se acercase a sus realizaciones.
Sí; mis cuadros, más que soluciones u obras cerradas, son puntos de partida -invitaciones- a que el espectador busque o lleve la solución a su mundo propio.
Abrazos.