Bienvenido

Estás en una página de Mateo Santamarta.
Todos los textos y las obras que lleven mi
firma pueden ser difundidos libremente
siempre que no haya ánimo de lucro. Se
agradece el que se cite la autoría.







Translate

sábado, 4 de diciembre de 2010

La maldición de Polifemo-Homero- La Odisea-Ulises ante Circe




             Ulises ante Circe, óleo-tela, 73x92, 2005, obra de Mateo Santamarta

“¡Escúchame, Poseidón de cabellera azul, tú que abrazas la tierra! Si de verdad soy hijo tuyo y proclamas ser mi padre, concédeme que no llegue a su casa Odiseo, destructor de ciudades, el hijo de Laertes, que tiene su hogar en Ítaca. Pero si es su destino ver a los suyos y regresar a su hogar bien fundado y a su tierra patria, que llegue tarde y mal, después de perder a todos sus camaradas, a bordo de una nave ajena y en su morada encuentre desdichas”.

Homero. (La Odisea)

19 comentarios:

Isolda dijo...

Espectacular tu pintura. Pero no veo a Ulises ni a Circe, veo a Polifemo y su ojo todavía sano. Aunque le rodean varios pares de ojos luchando porque no se cumpla la maldición.
Tiene que ser apasionante "ver" lo que nos quieres mostrar, pero me quedaré con las ganas. A eso le llaman arte y sólo alcanzo a escudriñar para aprender.
Besos con vientos favorables.

Ricardo Miñana dijo...

Muy buena la ilustración, eres un artista.
es un placer pasar por tu casa.
que tengas una feliz semana.
un abrazo.

mateosantamarta dijo...

Isolda, sólo importa lo que tu ves. Lo que yo veo es fruto de mi mirada, lo que tu ves de la tuya.
Ni siquiera me planteo que voy a pintar a Ulises y a Circe: el título surge luego casi siempre aunque el tema está en mente, lo que no quiere decir que sea un capricho. Un cuadro puede estar sin título un día o un año: sigue siendo el mismo: las mismas formas, los mismos colores. Pueden estar Circe y Ulises: aparecen y desaparecen - también sus compañeros transformados en bestias.
Lo apasionante es que una obra genere interpretaciones o significados.
Besos, amiga, y espero esos vientos favorables como esperaban los israelitas el maná en su travesía por el desierto.

mateosantamarta dijo...

Gracias, Ricardo: eres muy amable. Feliz fin de semana y un abrazo.

Joshua Naraim dijo...

Mi atención se desvía a la izquierda de tu cuadro, donde la vida y la muerte se debaten.
Tu Polifemo, me evoca a Eugene Ionesco y su "Rinoceronte".
Un abrazo

mateosantamarta dijo...

Pues vais a tener razón en que es Polifemo quien yo creía Ulises? O Polifemo es una parte de Ulises sin la que éste no se explica, ni su Odisea. Lo mismo me ocurre con Teseo y Minotauro: en mi mente son cara y cruz de una misma moneda. Acabo de comentar hace un ratito tu entrada y la de Isla. Un abrazo.

Carmela dijo...

Se advierten energías que tratan de proteger la llegada intentando que la maldición no se cumpla.
Un regreso lleno de obstáculos y contrariedades.
Una lucha feroz.Entre el bien y el mal.
(Como en las obras de Dostoiewski)
Sin embargo ... veo nobleza y determinación en los ojos.Están alertas!
Notable!
Abrazos.

ybris dijo...

Terrible maldición.
Imposible no recordar el impacto del recitado en el griego original que escuché a un inolvidable profesor declamando los versos en que Ulises vacía el ojo de Polifemo.

Abrazos.

gaia07 dijo...

Prueba esto, que a pesar de los deseos de los dioses terrenales en desgracias y oposiciones para conseguir felicidad, el arresto, la obstinación y el amor de los valientes salvan las más poderosas dificultades.

Un mundo esta tela.
Un abrazo

mateosantamarta dijo...

Sí, Carmela: hay determinación y nobleza en esa cabeza de Ulises que Atenea mima y anima y, a pesar de los obstáculos, su decisión de llegar a Ítaca es inquebrantable. ¡ojalá la mía fuese tan sólida!
Gracias, amiga. Abrazos.

mateosantamarta dijo...

Yo apenas aprendí las letras y algo de las declinaciones del griego.
A pesar de eso, las versiones, con sus limitaciones, transmiten esa fuerza que también posée esta maldición.
Abrazos, Ybris.

mateosantamarta dijo...

Gracias, Gaia: espero que tengas razón y que seamos capaces de sobreponernos a tanta maldición y seguir adelante en nuestro viaje personal.
Un abrazo.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Mateo, pues yo veo al feroz Polifemo y a Ulises y sus compañeros huyendo en sentido contrario, presos del pánico.
¡Será por miradas!
En cualquier caso, existe una proliferación de seres de alto en bajo, o de bajo en alto, una explosión mítica y un colorido que marca tu sello (ese tono de azul siempre lo identifico ya con tus cuadros).

En fin, querido amigo, no me hagas mucho caso, que bien sabes que no entiendo demasiado.
Un beso muy grande.

mateosantamarta dijo...

PUEDES TENER RAZÓN, Isabel. Hay tantas miradas como pares de ojos -a veces impares y a veces vacíos- y tantas interpretaciones como experiencias vitales y culturales. Y, desde luego, te hago caso pues tu mirada siempre es lúcida y miro el cuadro desde tu perspectiva.
Un abrazo y lleva tu blog con sosiego, sin compromiso y con placer. Sé de que hablas, pues, a pequeña escala, empiezo a ver el problema que planteas.
Un beso muy grande.

Inés González dijo...

Mi querido Mateo, me alegra retornar a tu Itaca, ya sabes este año está siendo muy huracanado para mi. Esta vuelta me depara la sorpresa, estas obras desconocidas y vitales. Me gusta mucho la trama gruesa del lino, sus hilos forman parte de esta obra total.
Me han gustado muchísimo!
Un abrazo fuerte

mateosantamarta dijo...

Gracias, Inés, por acercarte a esta pequeña Ítaca virtual y también por los elogios a mi trabajo. Te felicito nuevamente por tus varias exposiciones.
Un abrazo fuerte.

El peletero dijo...

Hay cosas y entes, como la Medusa, que no pueden ser mirados de frente si no quieres correr el riesgo de sufrir graves calamidades, incluida, no como la peor, la muerte.

Ser tuerto te permite ser rey o cíclope y tal vez mirar la verdad de cara, morir en el intento o lanzar maldiciones y mal de ojo a tus enemigos.

¿Cuando guiñamos un ojo vemos la realidad entera o solamente su mitad?

Pintores tuertos no sé si hubo muchos, alguno habría, pero directores de cine con un solo ojo sano hay unos cuantos.

Saludos.

mateosantamarta dijo...

Supongo que a Polifemo no le hizo mucha gracia perder su único ojo. No sé si ha habido pintores tuertos, pero sí un poco ciegos: yo conozco muy bien a uno. Es posible que yo ahora esté mirando a la Medusa, pero si es así espero que Perseo me ayude. Acabo de mirar quien fue su verdugo, pues mi memoria no es buena. Espero que si tengo un solo ojo NADIE no me lo deje inútil.
Un saludo.

virgi dijo...

Una amalgama de lucha y muerte.
En verdad, has hecho una obra llena de fuerza, tensiones, obstáculos...
Un abrazo.