Bienvenido

Estás en una página de Mateo Santamarta.
Todos los textos y las obras que lleven mi
firma pueden ser difundidos libremente
siempre que no haya ánimo de lucro. Se
agradece el que se cite la autoría.







Translate

viernes, 2 de diciembre de 2011

Thomas Mann y Gustav Mahler

Thomas Mann (n. Lübeck6 de junio de 1875 – f. Zúrich12 de agosto de 1955) fue un escritor alemán, nacionalizado estadounidense. Es considerado uno de los escritores europeos más importantes de su generación. Mann es recordado por el profundo análisis crítico que desarrolló en torno al alma europea y alemana en la primera mitad del siglo XX. Para ello tomó como referencias principales a la Biblia y las ideas de GoetheFreudNietzsche ySchopenhauer. Thomas Mann recibió el Premio Nobel de literatura en 1929, «principalmente por su gran novela, Los Buddenbrook, que ha merecido un reconocimiento constantemente incrementado como una de las obras clásicas de la literatura contemporánea».1
http://es.wikipedia.org/wiki/Thomas_Mann
                                                                          Thomas Mann

De Muerte en Venecia
La plaza yacía bajo el bochorno de un día nublado. Los forasteros, seguramente ignorantes de los hechos, estaban sentados en las terrazas de los cafés, o andaban por delante de la iglesia, toda cubierta de palomas, mirando cómo los pájaros, batiendo sus alas y empujándose unos a otros, se precipitaban sobre los granos de maíz que se les mostraba en la palma de la mano. El solitario paseaba de aquí para allá en el magnífico patio, en una excitación febril, gozoso de poseer ya la verdad, con un sabor de repugnancia en la lengua y un fantástico estremecimiento en el corazón. Pensaba en algún acto depurador y honrado. Por la noche, después de cenar, podía acercarse a la señora ataviada de costosas perlas y hablarle de un modo que él literalmente imaginaba: «Permítame usted, señora, que un extranjero la sirva con un consejo, una advertencia que la codicia niega. Váyase usted inmediatamente con Tadrio y con sus hijas; Venecia está apestada.» Luego podría pasar la mano, en señal de despedida, sobre la cabeza del instrumento de una deidad maligna, apartarse y huir de aquel pantano...http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/ale/mann/muerteve.htm

De Doctor Faustus
...Y añado que la enfermedad creadora, dispensadora del genio, la enfermedad que, montada en su cabalgadura, absorbe los obstáculos y, en atrevido galope, salta de un borde a otro los barrancos, es mil veces más agradable a la vida que una salud que va arrastrando los pies...”

Thomas Mann. (Doctor Faustus)

                                                                                                 Gustav Mahler
Como compositor centró sus esfuerzos en la forma sinfónica y en el lied. La SegundaTerceraCuarta y Octavasinfonías y Das Lied von der Erde (La canción de la Tierra) conjugaron en sus partituras ambos géneros. Él mismo advertía que componer una sinfonía era «construir un mundo con todos los medios posibles», por lo que sus trabajos en este campo se caracterizan por una amplísima heterogeneidad. Introdujo elementos de distinta procedencia como melodías populares, marchasfanfarrias militares, mediante un uso personal del acorde, entrecortando o alargando inusitadamente las líneas melódicas, acoplados o yuxtapuestos en el interior del marco formal que absorbió de la tradición clásica vienesa. Sus obras sinfónicas adquirieron desmesuradas proporciones e incluyó armonías disonantes que sobrepasan el cromatismo utilizado por Wagner en su Tristán e Isolda. La apariencia del desorden que resultaba, con el esfuerzo extra que demandaba reconocer alguna formalidad «clásica» en su estructura, generó la incomprensión de su música, atrayéndole una hostilidad casi general, pese al apoyo de una minoría entusiasta entre la que se contaban los miembros de la Segunda Escuela de Viena que lo tenían por su más directo precursor.
http://es.wikipedia.org/wiki/Gustav_Mahler
         5ª Sinfonía de Gustav Mahler, adagietto , Giuseppe Sinopoli dirige a la Philharmonia Orchestra

Gustav Mahler, Adagio de la Décima Sinfonía, por Leonard Bernstein, Vienna Philharmonic

Kindertotenlieder (Canciones a los niños muertos) es un ciclo de canciones, de unos veinte minutos de duración, para voz y orquesta de Gustav Mahler. Las canciones toman su letra de poemas de Friedrich Rückert.
El original Kindertotenlieder era un ciclo de 425 poemas escritos por Rückert en 18331834 en un arranque de pesar después de que dos de sus hijos fallecieran en un intervalo de dieciséis días. (Wikipedia)

8 comentarios:

Isabel Martínez Barquero dijo...

¡Qué par de gigantes nos traes!

Thomas Mann es uno de mis escritores favoritos. He leído buena parte de su obra (que es ingente) y me descubro ante él. Recuerdo libros suyos muy específicos, como "Carlota en Weimar" -donde planea la sombra de Goethe-, y otros universales y maravillosos, como "La montaña mágica" o "Doktor Faustus".
¿Y qué decir de "La muerte en Venecia", esa deliciosa novelita? Por cierto, qué adaptación cinematográfica más personal y sensible realizó Visconti.

Mahler también me gusta. Ese cuarto movimiento de la 5ª sinfonía siempre me ha embargado de paz. Es la armonía en estado puro.

Preciosa entrada, Mateo, llena de belleza. Con tu permiso, la comparto en Facebook.
Un abrazo.

Ysupais dijo...

Contigo siempre se aprende...al divino Mhaler le escucho de vez en cuando, lei hace mucho la Montaña Mágica...desperté con Niestzche y tambien he leido algo de Goethe y de Schopenhauer( muuu complicado)...quedan pocos como ellos, o quizás yo lo ignoro.
Besillos.

Adriana Alba dijo...

Muerte en Venecia con la música de Mahler (otro grande) fue y es una pelicula donde se desliza la angustia, el amor y belleza.

Visconti no dejó nada librado al azar, mostrando la burguesía de la época con sus dimes y diretes, tan vigentes actualmente.

Mann valoraba igualmente las aportaciones de otras culturas; adaptó, por ejemplo, una antigua fábula india a una de sus obras, Las cabezas trastocadas.

"«El valor y la significación de mi trabajo han de dejarse al juicio de la historia; para mí no tienen otro sentido que una vida conducida conscientemente, es decir, concienzudamente».
TM

Excelente y bella entrada Mateo.

Un fuerte abrazo.

mateosantamarta dijo...

No conozco Carlota en Weimar -pero me lo apunto. Si los otros títulos que mencionas. Mi favorito: Doktor Faustus. De Mahler, creo tener casi todo -muchas cosas en varias versiones- pues es uno de mis compositores preferidos. Además Visconti: sólo podía resultar una joya!
Un abrazo, Isabel.
Tendré tiempo para visitaros esta semana, cosa que haré con sumo placer!

mateosantamarta dijo...

No conmigo, Ysupais, sino con ellos. Me temo que no quede ya nadie de ese calibre: el gran hermano electrónico idiotizó y vulgarizó todo. Nietzsche, Mahler, Mann...son irrepetibles.
Un abrazo. Nada más fácil que leer Así habló Zaratustra. Un libro para todos y para nadie (título original en alemán: Also sprach Zarathustra. Ein Buch für Alle und Keinen) es una obra escrita entre 1883 y 1885 por el filósofo alemán Friedrich Nietzsche.
La obra contiene las principales ideas de Nietzsche, expresadas de forma poética: está compuesta por una serie de relatos y discursos que ponen en el centro de atención algunos hechos y reflexiones de Zaratustra, personaje inspirado en el fundador del Zoroastrismo. Compuesta principalmente por episodios más o menos independientes, sus historias pueden leerse en cualquier orden.
En la obra aparece completamente definida por primera vez en la obra nietzscheana la idea del eterno retorno de lo mismo.
Un abrazo y bienvenida a Arte y Poesía.

mateosantamarta dijo...

Conozco y tengo "Las Cabezas trocadas", aunque quizá sea tiempo de releerla, Adriana.
La película, "Muerte en Venecia" es muy especial por ser fruto de la suma de esos tres genios gigantes! Además aborda temas difíciles, como la seducción de la inocencia y la belleza juvenil y, también -como no- la muerte, ese enigma...
Un abrazo, Adriana. Os visito esta semana que no trabajo!

virgi dijo...

Leí hace sólo un par de años La montaña mágica y me atrapó completamente. Sólo conocía de él Muerte en Venecia (tremenda película, tres genios en ella, más los actores que lo bordan y Visconti: en la cúspide de la cúspide).
Precisamente de la 5ª (creo que era) escuchamos un bellísimo trozo con la Sinfónica de Tenerife hace unos meses. No es que oiga mucha música clásica, pero cuando lo hago, siento una paz interior y la sensación de que sólo el Arte puede curarnos.
Querido Mateo, un abrazo.

mateosantamarta dijo...

Bueno, Virgi, el problema de la música clásica es que una vez que la frecuentas te vuelves muy exigente...
Mahler es para mí uno de los más grandes en música y Thomas Mann uno de los más grandes en literatura. De la película, sólo decir que es una de las que mayor impresión ha dejado en mí. Un abrazo!