Bienvenido

Estás en una página de Mateo Santamarta.
Todos los textos y las obras que lleven mi
firma pueden ser difundidos libremente
siempre que no haya ánimo de lucro. Se
agradece el que se cite la autoría.







Translate

lunes, 16 de abril de 2012

Carta de Miguel a Federico. En Búscame en el ciclo de la vida -María Torres-



Carta de Miguel a Federico.













Orihuela, 10 de abril de 1933


Sr. D. Federido G. Lorca.




Admirado poeta amigo:

Le escribí hace mucho pidiéndole elogios, aunque ya se los había oído para mi «Perito en lunas». Y aquí me tiene usted esperándolos ─entre otras cosas.

He pensado, ante su silencio, que usted me tomó el pelo a lo andaluz en Murcia ─¿recuerdaaa?─, que para usted fuimos, o fui, lo que recuerdo que nos dijo cuando le preguntamos quién era uno que le saludó. «Ese ─dijo─ uno de los de: ¡adiós!, cuando les vemos». Y luego «me escriben muchas cartas a las que yo no contesto». ¿Puedo estar ofendido contigo?

Perdone. Pero se ha quedado todo; prensa, poetas, amigos, tan silencioso ante mi libro, tan alabado ─no mentirosamente, como dijo─ por usted la tarde murciana, que he maldecido las putas horas y malas en que di a leer un verso a nadie.

Usted sabe muy bien que en este libro mío hay cosas que se superan difícilmente y que es un libro de formas resucitadas, renovadas, que es un primer libro y encierra en sus entrañas más personalidad, más valentía, más cojones ─a pesar de su aire falso de Góngora─ que todos los de casi todos los poetas consagrados, a los que si se les quitara la firma se les confundiría la voz.

Por otra parte, aquí, en mi pueblo ─¡pueblo mío!─, donde el que me grita: Yo te he comprado el libro creyéndolo bueno y me has dado arpillera, yo he leído a Campoamor… ─¡ea!─, decía yo: Ved los periódicos de Madrid pronto, he quedado en ridículo, porque de toda la prensa madrileña, sólo «Informaciones» se desvirgó hablando de mis poemas por el pico de Alfredo Marqueríe, diciendo cuatro burradas. El tío, antes de decir: ¡Qué bueno soy!, dijo: ¡Se ha extraviado el poeta, se ha oscurecido!

(…)

El otro día he visto en «El Sol» la crítica de un libro de romances. El crítico dice que al pronto resuena la voz suya, pero que sólo a primera vista. Yo, nada más por el ejemplo que pone allí de romance, adivino en ese Félix no sé qué un plagiador casi.

Federico: no quiero que me compadezca; quiero que me comprenda.

Aquí, en mi huerto, en un chiquero, aguardo respuesta feliz suya, y pronto, o respuesta simplemente; aquí, pegado como un cartel a esta tapia, detrás, de la cual viven padres pobres, con tantos hijos y tan poca casa, que, para que los niños no vean los orígenes de su fabricación, el comienzo de sus hermanos, se salen al callejón a reanudarse las noches más empinadas.



Un abrazo.

4 comentarios:

gaia07 dijo...

Sabes, en esa época Lorca andaba por Argentina y su corazón pendiente de Rapún, quizá por eso hizo esperar, o no contestó, a Miguel.
¡Qué jóvenes eran!

Un abrazo

mateosantamarta dijo...

Es posible que esa fuese la causa, pero Miguel fue bastante ninguneado. Sólo Aleixandre y Neruda fueron apoyos sinceros y constantes. Un abrazo Gaia.
En Lorca es inconcebible la malicia, es probable que la explicación sea esa que tú das.

Isolda dijo...

¡Qué pena en las palabras de Miguel! Aunque se le nota osado, seguro de sí mismo y poeta al final de la carta. Cuánto desasosiego y angustia al verse ningunedo, sobre todo, cuando él, se sabe valioso.
¿qué suerte tenerlos hoy en día entre los mejores!
Besos siempre, Mateo

mateosantamarta dijo...

Creo que su poesía va a seguir creciendo a medida que la conozcamos mejor. Sus libros más valiosos son aún poco conocidos. Sólo dos grandes poetas supieron ver en su momento que Miguel era un poeta inmenso. Cuando escribe esa carta es muy joven, pero él ya conoce su dimensión poética. Federico debía en esos días estar sumergido en otros problemas -muy personales- que trataba de olvidar viajando, como nos recuerda gaia.