Bienvenido

Estás en una página de Mateo Santamarta.
Todos los textos y las obras que lleven mi
firma pueden ser difundidos libremente
siempre que no haya ánimo de lucro. Se
agradece el que se cite la autoría.







Translate

domingo, 29 de abril de 2012

Teseo, entre ellas, contra él. Paul Klee

Teseo, entre ellas, contra él T.Mixtas-tela 162X130 2005-06, detalle.

“El artista no concede una importancia tan intensa a la forma natural como tantos críticos realistas, porque , para él, estas formas definitivas no son la materia real del proceso de la creación natural. Y es que atribuye mucho más valor a las fuerzas que operan la formación que a las propias formas definitivas. Es, quizá sin intentarlo, un filósofo, y si no sostiene, con los optimistas, que este mundo es el mejor de todos los mundos posibles, ni tan malo que no pueda servir de modelo, dice, sin embargo: “en su forma actual no es el único mundo posible”. Por eso examina con mirada penetrante las formas acabadas que la naturaleza coloca ante él. Cuanto más profundamente mira, cuanto más fácil le resulta extender su visión del presente al pasado, más profundamente le impresiona la única imagen fundamental de la misma creación, como el génesis, y no la imagen de la naturaleza, el producto acabado. Por tanto, se permite pensar que el proceso de la creación difícilmente puede ser completo hoy, y ve extenderse el acto de la creación del mundo desde el pasado hasta el futuro. 


Teseo, entre ellas, contra él T.Mixtas-tela 162X130 2005-06 , detalle

Teseo, entre ellas, contra él T.Mixtas-tela 162X130 2005-06 , detalle

Teseo, entre ellas, contra él T.Mixtas-tela 162X130 2005-06, detalle 

Teseo, entre ellas, contra él T.Mixtas-tela 162X130 2005-06.

 ¡ Génesis eterna! El artista aún va mas lejos. Se dice, pensando en la vida que le rodea: este mundo, en un tiempo, tenía un aspecto diferente, y en lo futuro volverá a tener aspecto distinto. Luego, escapándose hacia el infinito, piensa: es muy probable que, en otras estrellas, la creación haya producido un resultado completamente distinto. A veces sueño con una obra de amplitud verdaderamente grande, que pasa por toda la región de elemento, objeto, significado y estilo. Tengo el temor de que esto seguirá siendo un sueño, pero es bueno, aún así, tener de vez en cuando presente la posibilidad. Nada se puede acelerar. Debe crecer, crecer de sí mismo, y si alguna vez llega el momento de esa obra... entonces ¡tanto mejor!”
Paul Klee.  



Ariadna (en griego Ἀριάδνη, de la forma greco-cretense para arihagne, ‘la más pura’) fue, en la mitología griega, la hija de Minos y Pasífae, los reyes de Creta que atacaron Atenas tras la muerte de su hijo Androgeo. A cambio de la paz, los atenienses debían enviar siete hombres jóvenes y siete doncellas cada año para alimentar al Minotauro. Un año, Teseo, hijo de Egeo, rey de Atenas, marchó voluntario con los jóvenes para liberar a su pueblo del tributo.

Kílix del pintor Aisón (c. 425–410 a. C.,M.A.N.Madrid) en la que Teseo arrastra al Minotauro desde un laberinto parecido a un templo.
Ariadna se enamoró de Teseo a primera vista, como otros personajes femeninos que ayudaron a provocar el nuevo orden (un mitema que fue caracterizado como «de los desertores» por Ruck y Staples), y le ayudó dándole una espada mágica y un ovillo del hilo que estaba hilando o, según otras fuentes, una corona luminosa para que pudiese hallar el camino de salida del Laberinto tras matar al Minotauro. Ariadna huyó entonces con Teseo, pero según Homero «no pudo lograrla, porque Artemisa la mató en Día, situada en medio de las olas, por la acusación de Dioniso» (Odisea xi.324). Homero no explica la naturaleza de la acusación de Dioniso.
En Hesíodo y la mayoría de las demás fuentes, Teseo abandonó a Ariadna dejándola dormida en Naxos y Dioniso la redescubrió y se casó con ella. Con él fue madre de Enopión, la personificación del vino, y fue ascendida a los cielos como la constelación Corona Borealis.http://es.wikipedia.org/wiki/Ariadna

Monteverdi: Lamento d'Arianna

http://youtu.be/mtzxZSUMG8M







Adriana Alba dijo...
"El color me posee, no tengo necesidad de perseguirlo, sé que me posee para siempre... el color y yo somos una sola cosa. Yo soy pintor."

P. Klee

Su vida de recogimiento espiritual dio como resultado una prolífica obra, en la que la poesía y la música tienen un papel importante.

Tus pinturas Mateo, contienen algo de su misterio cromático y sutileza, dicen tanto! mis felicitaciones.

Me encantó, te dejo enlace y un abrazo colorido.



http://www.youtube.com/watch?v=r0gOb4yhIN4&feature=related

http://youtu.be/r0gOb4yhIN4







Blogger Ana dijo...
Cuánto para observar y descubrir en esta obra, Mateo. Aquí está Teseo, entre mujeres, algunas ocultas, otras no tanto. Quizás sean las amazonas, o Ariadna, Perigune, Fedra, la jóven Helena, Antíope, Menalipa, Hipólita, quién sabe a cuántas habrá raptado en su periplo. Quizás ninguna de ellas.

Creo que el proceso de la creación no tiene fin, porque la vida es un continuo. Estamos seguros que hubo un comienzo, pero no podemos ver el fin. Pienso que en la flor más simple puede concentrarse toda la naturaleza. Por ende, no necesitamos una obra tan grande, compleja, pensando que así lo abarcaríamos todo. Sí necesitamos de un artista sensible. La obra que capte una pequeñísima porción de este mundo, concentra todo en ella. Puede ser figurativa o no, dependerá de la mirada del artista. He ahí la grandeza.

Un abrazo, Mateo!

11 comentarios:

Adriana Alba dijo...

"El color me posee, no tengo necesidad de perseguirlo, sé que me posee para siempre... el color y yo somos una sola cosa. Yo soy pintor."

P. Klee

Su vida de recogimiento espiritual dio como resultado una prolífica obra, en la que la poesía y la música tienen un papel importante.

Tus pinturas Mateo, contienen algo de su misterio cromático y sutileza, dicen tanto! mis felicitaciones.

Me encantó, te dejo enlace y un abrazo colorido.



http://www.youtube.com/watch?v=r0gOb4yhIN4&feature=related

mateosantamarta dijo...

Gracias, Adriana. Por lo que me toca y por la cita de Klee y el enlace. Un abrazo.

Isolda dijo...

Me alegra tanto volvera ver tus pituras y me gusta esecialmente el etiquetado: Viaje hacia el silencio. A ti te posee el color de la carne, el azul y el rojo. Creo que es más que significativo. Hoy traes a Teseo, envuelto en el hilo de Ariadna, pero no lucha, sino que se siente atrapado por otras mujeres. Lo siento, no veo a Paul Klee, te veo a ti en esa travesía.
Besos rojos, siempre.

mateosantamarta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mateosantamarta dijo...

Con esta entrada llegamos casi al final de la serie: 21 de 22. Son las muestras del catálogo de la Exposición que con ese título realicé en Madrid en 2007. Un abrazo, Isolda y gracias.

Taty Cascada dijo...

A través del blog de Adriana he conocido de tu espacio. Amo la pintura y toda expresión creativa del ser humano...Tu pintura es mágica, va más allá del pensamiento. La siento onírica, intensa y filosófica. Nos obligas a pensar, a buscar respuestas desde sus códigos inmersos en el subconsciente.
Un abrazo.

mateosantamarta dijo...

Gracias, Taty. Bienvenida a este espacio. Agradezco sinceramente tus elogios y palabras amables. Un abrazo.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Miro tu obra, leo los comentarios y estoy de acuerdo: Teseo no lucha aquí y tus colores son el de la carne, el azul y ese toque de rojo que nos pone en guardia. Tu mundo es onírico, simbólico y se nutre de los mitos clásicos para expresarse.
Un abrazo inmenso, querido Mateo.

mateosantamarta dijo...

Gracias, Isabel. Te echaba de menos. Me acostumbré a tus cariñosos comentarios. Un abrazo.

Ana dijo...

Cuánto para observar y descubrir en esta obra, Mateo. Aquí está Teseo, entre mujeres, algunas ocultas, otras no tanto. Quizás sean las amazonas, o Ariadna, Perigune, Fedra, la jóven Helena, Antíope, Menalipa, Hipólita, quién sabe a cuántas habrá raptado en su periplo. Quizás ninguna de ellas.

Creo que el proceso de la creación no tiene fin, porque la vida es un continuo. Estamos seguros que hubo un comienzo, pero no podemos ver el fin. Pienso que en la flor más simple puede concentrarse toda la naturaleza. Por ende, no necesitamos una obra tan grande, compleja, pensando que así lo abarcaríamos todo. Sí necesitamos de un artista sensible. La obra que capte una pequeñísima porción de este mundo, concentra todo en ella. Puede ser figurativa o no, dependerá de la mirada del artista. He ahí la grandeza.

Un abrazo, Mateo!

mateosantamarta dijo...

Gracias, Ana. Una magnífica reflexión sobre la obra de arte y el proceso creativo que, por supuesto, incorporo a la entrada. Es un regalo para mí y para todos los que quieran pasarse por aquí. Siempre he pensado que el día que sepa dar tes pinceladas y no retocar estaré rondando la maestría. De momento me revuelvo en el laberinto en este eterno encuentro con Minotauro-Asterión. Esperando siempre el hilo liberador. Un abrazo, amiga.