Bienvenido

Estás en una página de Mateo Santamarta.
Todos los textos y las obras que lleven mi
firma pueden ser difundidos libremente
siempre que no haya ánimo de lucro. Se
agradece el que se cite la autoría.







Translate

domingo, 24 de junio de 2012

Octavio Paz: Poesía luminosa.

Nació en 1914 y murió en 1998. Poeta, ensayista y pensador mexicano. Su poesía es la luz iluminando la vida, el amor en un sentido amplio, el de La Tierra por el Sol, el del hombre por la mujer, el del dios por la diosa. La mirada aguda, la mente lúcida, la palabra exacta, la imagen gozosa. Su poesía es de primera magnitud.


/.../ todo se transfigura y es sagrado,
es el centro del mundo cada cuarto,
es la primera noche, el primer día,
el mundo nace cuando dos se besan,
gota de luz de entrañas transparentes
el cuarto como un fruto se entreabre
o estalla como un astro taciturno
y las leyes comidas de ratones,
las rejas de los bancos y las cárceles,
las rejas de papel, las alambradas,
los timbres y las púas y los pinchos,
el sermón monocorde de las armas,
el escorpión meloso y con bonete,
el tigre con chistera, presidente
del Club Vegetariano y la Cruz  Roja,
el burro pedagogo, el cocodrilo
metido a redentor, padre de pueblos, 
el Jefe, el tiburón, el arquitecto
del porvenir, el cerdo uniformado,
el hijo predilecto de la iglesia
que se lava la negra dentadura
en el agua bendita y toma clases
de inglés y democracia, las paredes
invisibles, las máscaras podridas
que dividen al hombre de los hombres,
al hombre de sí mismo,
se derrumban por un instante eterno y vislumbramos
nuestra unidad perdida, el desamparo
que es ser hombres, la gloria que es ser hombres
y compartir el pan, el sol, la muerte,
el olvidado asombro de estar vivos;

amar es combatir, si dos se besan
el mundo cambia, encarnan los deseos,
el pensamiento encarna, brotan alas
en las espaldas del esclavo, el mundo
es real y tangible, el vino es vino /.../

Fragmento de su poema "Piedra de Sol"
Extraído de La Estación Violenta , edición de Fondo de Cultura económica.


CONTIGO

        Ráfagas turquesa
                                                        Loros fugaces en parejas
                                                                                                     Vehemencias
                                                        El mundo llamea
                                                                                     Un árbol
                                                        Hirviente de cuervos
                                                        Arde sin quemarse
                                                                                          Quieta
                                                        Entre los altos tornasoles
                                                                                                      Eres
                                                        Una pausa de la luz
                                                                                           El día
                                                        Es una gran palabra clara
                                                        Palpitación de vocales
                                                                                                Tus pechos
                                                        Maduran bajo mis ojos
                                                                                                 Mi pensamiento
                                                        Es más ligero que el aire
                                                                                                   Soy real
                                                        Veo mi vida y mi muerte
                                                        El mundo es verdadero
                                                        Veo
                                                                Habito una transparencia.

                                                                  (Ladera este)

Extraído de Teatro de Signos,  selección, edición y montaje de Julián Ríos para la colección Espiral de la Editorial Fundamentos.

                                                                                         EJE

                                     Por el arcaduz de sangre
                                     Mi cuerpo en tu cuerpo
                                                                               Manantial de noche
                                     Mi lengua de sol en tu bosque
                                                                                          Artesa tu cuerpo
                                     Trigo rojo yo
                                                            Por el arcaduz de hueso
                                     Yo noche yo agua
                                                                     Yo bosque que avanza
                                     Yo lengua
                                                       Yo cuerpo
                                                                         Yo hueso de sol
                                     Por el arcaduz de noche
                                                                               Manantial de cuerpos
                                     Tú noche del trigo
                                                                     Tú bosque en el sol
                                     Tú agua que espera
                                                                        Tú artesa de huesos
                                      Por el arcaduz de sol
                                                                          Mi noche en tu noche
                                      Mi sol en tu sol
                                                                  Mi trigo en tu artesa
                                      Tu bosque en mi lengua
                                                                                Por el arcaduz del cuerpo
                                      El agua en la noche
                                                                              Tu cuerpo en mi cuerpo
                                      Manantial de huesos
                                                                           Manantial de soles.

                                                            (Ladera este)

Extraído de Teatro de Signos, selección edición y montaje de Julían Ríos para la colección Espiral de la Editorial fundamentos.








Blogger Isabel Martínez Barquero dijo...
Como nuestro Jorge Guillén, Octavio Paz es un poeta del cántico, del gozo; un poeta nutricio que celebra cuanto existe y encumbra al amor como la mayor felicidad.
Lo he leído siempre con agrado.
Llevas razón al calificar su poesía como luminosa.
Un fuerte abrazo, Mateo.


24 de junio de 2012 19:18
 Suprimir
Blogger Isolda dijo...

Otro fragmento de Piedra de Sol


Sigo mi desvarío, cuartos, calles,
camino a tientas por los corredores
del tiempo y subo y bajo sus peldaños
y sus paredes palpo y no me muevo,
vuelvo donde empecé, busco tu rostro,
camino por las calles de mí mismo
bajo un sol sin edad, y tú a mi lado
caminas como un árbol, como un río
caminas y me hablas como un río,
creces como una espiga entre mis manos,
lates como una ardilla entre mis manos,
vuelas como mil pájaros, tu risa
me ha cubierto de espumas, tu cabeza
es un astro pequeño entre mis manos,
el mundo reverdece si sonríes
comiendo una naranja,
el mundo cambia
si dos, vertiginosos y enlazados,
caen sobre las yerba: el cielo baja,
los árboles ascienden, el espacio
sólo es luz y silencio, sólo espacio
abierto para el águila del ojo,
pasa la blanca tribu de las nubes,
rompe amarras el cuerpo, zarpa el alma,
perdemos nuestros nombres y flotamos
a la deriva entre el azul y el verde,
tiempo total donde no pasa nada
sino su propio transcurrir dichoso...
Ni me he levantado a por mi libro de Octavio Paz. He buscado en la wikipedia y ahí he encontrado, además, una cita de Gerard de Nerval. Ya ves.
Enorme el poeta.


24 de junio de 2012 19:45
 Suprimir







Blogger Adriana Alba dijo...
Ya te había dicho que me encanta...Piedra de Sol es uno e mis preferidos, pero hay tantos, es cierto su poesía es la luz iluminado la vida, que bueno que hayas podido escuchar una conferencia de él,sin duda habrá sido "para alquilar balcones".
Como quien oye llover

Óyeme como quien oye llover,
ni atenta ni distraída,
pasos leves, llovizna,
agua que es aire, aire que es tiempo,
el día no acaba de irse,
la noche no llega todavía,
figuraciones de la niebla
al doblar la esquina,
figuraciones del tiempo
en el recodo de esta pausa,
óyeme como quien oye llover,
sin oírme, oyendo lo que digo
con los ojos abiertos hacia adentro,
dormida con los cinco sentidos despiertos,
llueve, pasos leves, rumor de sílabas,
aire y agua, palabras que no pesan:
lo que fuimos y somos,
los días y los años, este instante,
tiempo sin peso, pesadumbre enorme,
óyeme como quien oye llover,
relumbra el asfalto húmedo,
el vaho se levanta y camina,
la noche se abre y me mira,
eres tú y tu talle de vaho,
tú y tu cara de noche,
tú y tu pelo, lento relámpago,
cruzas la calle y entras en mi frente,
pasos de agua sobre mis párpados,
óyeme como quien oye llover,
el asfalto relumbra, tú cruzas la calle,
es la niebla errante en la noche,
como quien oye llover
es la noche dormida en tu cama,
es el oleaje de tu respiración,
tus dedos de agua mojan mi frente,
tus dedos de llama queman mis ojos,
tus dedos de aire abren los párpados del tiempo,
manar de apariciones y resurrecciones,
óyeme como quien oye llover,
pasan los años, regresan los instantes,
¿oyes tus pasos en el cuarto vecino?
no aquí ni allá: los oyes
en otro tiempo que es ahora mismo,
oye los pasos del tiempo
inventor de lugares sin peso ni sitio,
oye la lluvia correr por la terraza,
la noche ya es más noche en la arboleda,
en los follajes ha anidado el rayo,
vago jardín a la deriva
entra, tu sombra cubre esta página.

Octavio Paz

Gracias Mateo por tan bella entrada.
Un inmenso abrazo de luz y poesía, que tengas una excelente semana querido amigo.


25 de junio de 2012 01:57
 Suprimir
 Ana dijo...
BloggerHola Mateo! Gracias a tu post acabo de pasar una hermosa tarde leyendo a Octavio Paz. Me interné en sus poemas y me olvidé de dónde estaba. Me extravié en unos ojos, atravesé espejos, perseguí a mi sombra, descubrí nuevos rostros, mi hora se hizo transparente. Bendita poesía.
Tus ojos

Tus ojos son la patria
del relámpago y de la lágrima,
silencio que habla,
tempestades sin viento,
mar sin olas, pájaros presos,
doradas fieras adormecidas,
topacios impíos como la verdad,
otoño en un claro del bosque
en donde la luz canta en el hombro
de un árbol y son pájaros todas las hojas,
playa que la mañana
encuentra constelada de ojos,
cesta de frutos de fuego,
mentira que alimenta,
espejos de este mundo,
puertas del más allá,
pulsación tranquila del mar a mediodía,
absoluto que parpadea, páramo.

Nuevo rostro


La noche borra noches en tu rostro,
derrama aceites en tus secos párpados,
quema en tu frente el pensamiento
y atrás del pensamiento la memoria.

Entre las sombras que te anegan
otro rostro amanece.
Y siento que a mi lado
no eres tú la que duerme,
sino la niña aquella que fuiste
y que esperaba sólo que durmieras
para volver y conocerme.

La calle

Es una calle larga y silenciosa.
Ando en tinieblas y tropiezo y caigo
y me levanto y piso con pies ciegos
las piedras mudas y las hojas secas
y alguien detrás de mí también las pisa:
si me detengo, se detiene;
si corro, corre. Vuelvo el rostro: nadie.
Todo está oscuro y sin salida,
y doy vueltas y vueltas en esquinas
que dan siempre a la calle
donde nadie me espera ni me sigue,
donde yo sigo a un hombre que tropieza
y se levanta y dice al verme: nadie

La hora es transparente

La hora es transparente:
vemos, si es invisible el pájaro,
el color de su canto.

Mis ojos te descubren
desnuda
y te cubren
con una lluvia cálida
de miradas

Baja
desnuda

la luna
por el pozo

la mujer
por mis ojos

Espejo

Hay una noche,
un tiempo hueco, sin testigos,
una noche de uñas y silencio,
páramo sin orillas,
isla de yelo entre los días;
una noche sin nadie
sino su soledad multiplicada.

Se regresa de unos labios
nocturnos, fluviales,
lentas orillas de coral y savia,
de un deseo, erguido
como la flor bajo la lluvia, insomne
collar de fuego al cuello de la noche,
o se regresa de uno mismo a uno mismo,
y entre espejos impávidos un rostro
me repite a mi rostro, un rostro
que enmascara a mi rostro.

Frente a los juegos fatuos del espejo
mi ser es pira y es ceniza,
respira y es ceniza,
y ardo y me quemo y resplandezco y miento
un yo que empuña, muerto,
una daga de humo que le finge
la evidencia de sangre de la herida,
y un yo, mi yo penúltimo,
que sólo pide olvido, sombra, nada,
final mentira que lo enciende y quema.

De una máscara a otra
hay siempre un yo penúltimo que pide.
Y me hundo en mí mismo y no me toco.

Decir, hacer

A Roman Jakobson

Entre lo que veo y digo,
Entre lo que digo y callo,
Entre lo que callo y sueño,
Entre lo que sueño y olvido
La poesía.
Se desliza entre el sí y el no:
dice
lo que callo,
calla
lo que digo,
sueña
lo que olvido.
No es un decir:
es un hacer.
Es un hacer
que es un decir.
La poesía
se dice y se oye:
es real.
Y apenas digo
es real,
se disipa.
¿Así es más real?
Idea palpable,
palabra
impalpable:
la poesía
va y viene
entre lo que es
y lo que no es.
Teje reflejos
y los desteje.
La poesía
siembra ojos en las páginas
siembra palabras en los ojos.
Los ojos hablan
las palabras miran,
las miradas piensan.
Oír
los pensamientos,
ver
lo que decimos
tocar
el cuerpo
de la idea.
Los ojos
se cierran
Las palabras se abren.


Un abrazo!


10 de julio de 2012 22:37
 Suprimir






10 comentarios:

Isabel Martínez Barquero dijo...

Como nuestro Jorge Guillén, Octavio Paz es un poeta del cántico, del gozo; un poeta nutricio que celebra cuanto existe y encumbra al amor como la mayor felicidad.
Lo he leído siempre con agrado.
Llevas razón al calificar su poesía como luminosa.
Un fuerte abrazo, Mateo.

Isolda dijo...

Otro fragmento de Piedra de Sol

Sigo mi desvarío, cuartos, calles,
camino a tientas por los corredores
del tiempo y subo y bajo sus peldaños
y sus paredes palpo y no me muevo,
vuelvo donde empecé, busco tu rostro,
camino por las calles de mí mismo
bajo un sol sin edad, y tú a mi lado
caminas como un árbol, como un río
caminas y me hablas como un río,
creces como una espiga entre mis manos,
lates como una ardilla entre mis manos,
vuelas como mil pájaros, tu risa
me ha cubierto de espumas, tu cabeza
es un astro pequeño entre mis manos,
el mundo reverdece si sonríes
comiendo una naranja,
el mundo cambia
si dos, vertiginosos y enlazados,
caen sobre las yerba: el cielo baja,
los árboles ascienden, el espacio
sólo es luz y silencio, sólo espacio
abierto para el águila del ojo,
pasa la blanca tribu de las nubes,
rompe amarras el cuerpo, zarpa el alma,
perdemos nuestros nombres y flotamos
a la deriva entre el azul y el verde,
tiempo total donde no pasa nada
sino su propio transcurrir dichoso...
Ni me he levantado a por mi libro de Octavio Paz. He buscado en la wikipedia y ahí he encontrado, además, una cita de Gerard de Nerval. Ya ves.
Enorme el poeta.

mateosantamarta dijo...

Jorge Guillén está en lista de espera. Soy un poco torpe escribiendo y no me gusta abusar del copiar y pegar. Prefiero, en la medida de lo posible, aportar algo en la red. Sí está bien la comparación entre estos dos grandísimos poetas, Isabel.

mateosantamarta dijo...

Gracias por traernos este poema, Isolda. Lo incorporo en tu comentario.
Un abrazo, amiga.
Tuve la suerte de escuchar una conferencia suya en Madrid. Es un poeta al que amo y admiro desde hace muchos, muchos años. Me alegro de que Gerard de Nerval se te revelase. La gente nunca muere del todo y a veces dicen: estoy aquí!

Adriana Alba dijo...

Ya te había dicho que me encanta...Piedra de Sol es uno e mis preferidos, pero hay tantos, es cierto su poesía es la luz iluminado la vida, que bueno que hayas podido escuchar una conferencia de él,sin duda habrá sido "para alquilar balcones".


Como quien oye llover

Óyeme como quien oye llover,
ni atenta ni distraída,
pasos leves, llovizna,
agua que es aire, aire que es tiempo,
el día no acaba de irse,
la noche no llega todavía,
figuraciones de la niebla
al doblar la esquina,
figuraciones del tiempo
en el recodo de esta pausa,
óyeme como quien oye llover,
sin oírme, oyendo lo que digo
con los ojos abiertos hacia adentro,
dormida con los cinco sentidos despiertos,
llueve, pasos leves, rumor de sílabas,
aire y agua, palabras que no pesan:
lo que fuimos y somos,
los días y los años, este instante,
tiempo sin peso, pesadumbre enorme,
óyeme como quien oye llover,
relumbra el asfalto húmedo,
el vaho se levanta y camina,
la noche se abre y me mira,
eres tú y tu talle de vaho,
tú y tu cara de noche,
tú y tu pelo, lento relámpago,
cruzas la calle y entras en mi frente,
pasos de agua sobre mis párpados,
óyeme como quien oye llover,
el asfalto relumbra, tú cruzas la calle,
es la niebla errante en la noche,
como quien oye llover
es la noche dormida en tu cama,
es el oleaje de tu respiración,
tus dedos de agua mojan mi frente,
tus dedos de llama queman mis ojos,
tus dedos de aire abren los párpados del tiempo,
manar de apariciones y resurrecciones,
óyeme como quien oye llover,
pasan los años, regresan los instantes,
¿oyes tus pasos en el cuarto vecino?
no aquí ni allá: los oyes
en otro tiempo que es ahora mismo,
oye los pasos del tiempo
inventor de lugares sin peso ni sitio,
oye la lluvia correr por la terraza,
la noche ya es más noche en la arboleda,
en los follajes ha anidado el rayo,
vago jardín a la deriva
entra, tu sombra cubre esta página.

Octavio Paz

Gracias Mateo por tan bella entrada.
Un inmenso abrazo de luz y poesía, que tengas una excelente semana querido amigo.

mateosantamarta dijo...

Gracias, Adriana. Feliz semana para ti. Fue muy gratificante para mi escucharle, como lo fue escuchar a Sábato en El Escorial y también a Borges. No suelo ir a conferencias, pero estoy muy contento de haber oído a estos gigantes.
Tengo mucha obra de Paz, pero me faltan algunas cosas y tiempo para leerle más.
Un abrazo, Adriana. Sé feliz.

virgi dijo...

Una sensibilidad inmensa. Lo empecé a leer gracias a un par de chicos que tengo cerca.
Besos, Mateo

mateosantamarta dijo...

Besos, Virgi. Tengo mucha más obra de él de la que he podido leer hasta el momento.

Ana dijo...

Hola Mateo! Gracias a tu post acabo de pasar una hermosa tarde leyendo a Octavio Paz. Me interné en sus poemas y me olvidé de dónde estaba. Me extravié en unos ojos, atravesé espejos, perseguí a mi sombra, descubrí nuevos rostros, mi hora se hizo transparente. Bendita poesía.

Tus ojos

Tus ojos son la patria
del relámpago y de la lágrima,
silencio que habla,
tempestades sin viento,
mar sin olas, pájaros presos,
doradas fieras adormecidas,
topacios impíos como la verdad,
otoño en un claro del bosque
en donde la luz canta en el hombro
de un árbol y son pájaros todas las hojas,
playa que la mañana
encuentra constelada de ojos,
cesta de frutos de fuego,
mentira que alimenta,
espejos de este mundo,
puertas del más allá,
pulsación tranquila del mar a mediodía,
absoluto que parpadea, páramo.

Nuevo rostro

La noche borra noches en tu rostro,
derrama aceites en tus secos párpados,
quema en tu frente el pensamiento
y atrás del pensamiento la memoria.

Entre las sombras que te anegan
otro rostro amanece.
Y siento que a mi lado
no eres tú la que duerme,
sino la niña aquella que fuiste
y que esperaba sólo que durmieras
para volver y conocerme.

La calle

Es una calle larga y silenciosa.
Ando en tinieblas y tropiezo y caigo
y me levanto y piso con pies ciegos
las piedras mudas y las hojas secas
y alguien detrás de mí también las pisa:
si me detengo, se detiene;
si corro, corre. Vuelvo el rostro: nadie.
Todo está oscuro y sin salida,
y doy vueltas y vueltas en esquinas
que dan siempre a la calle
donde nadie me espera ni me sigue,
donde yo sigo a un hombre que tropieza
y se levanta y dice al verme: nadie

La hora es transparente

La hora es transparente:
vemos, si es invisible el pájaro,
el color de su canto.

Mis ojos te descubren
desnuda
y te cubren
con una lluvia cálida
de miradas

Baja
desnuda

la luna
por el pozo

la mujer
por mis ojos

Espejo

Hay una noche,
un tiempo hueco, sin testigos,
una noche de uñas y silencio,
páramo sin orillas,
isla de yelo entre los días;
una noche sin nadie
sino su soledad multiplicada.

Se regresa de unos labios
nocturnos, fluviales,
lentas orillas de coral y savia,
de un deseo, erguido
como la flor bajo la lluvia, insomne
collar de fuego al cuello de la noche,
o se regresa de uno mismo a uno mismo,
y entre espejos impávidos un rostro
me repite a mi rostro, un rostro
que enmascara a mi rostro.

Frente a los juegos fatuos del espejo
mi ser es pira y es ceniza,
respira y es ceniza,
y ardo y me quemo y resplandezco y miento
un yo que empuña, muerto,
una daga de humo que le finge
la evidencia de sangre de la herida,
y un yo, mi yo penúltimo,
que sólo pide olvido, sombra, nada,
final mentira que lo enciende y quema.

De una máscara a otra
hay siempre un yo penúltimo que pide.
Y me hundo en mí mismo y no me toco.

Decir, hacer

A Roman Jakobson

Entre lo que veo y digo,
Entre lo que digo y callo,
Entre lo que callo y sueño,
Entre lo que sueño y olvido
La poesía.
Se desliza entre el sí y el no:
dice
lo que callo,
calla
lo que digo,
sueña
lo que olvido.
No es un decir:
es un hacer.
Es un hacer
que es un decir.
La poesía
se dice y se oye:
es real.
Y apenas digo
es real,
se disipa.
¿Así es más real?
Idea palpable,
palabra
impalpable:
la poesía
va y viene
entre lo que es
y lo que no es.
Teje reflejos
y los desteje.
La poesía
siembra ojos en las páginas
siembra palabras en los ojos.
Los ojos hablan
las palabras miran,
las miradas piensan.
Oír
los pensamientos,
ver
lo que decimos
tocar
el cuerpo
de la idea.
Los ojos
se cierran
Las palabras se abren.


Un abrazo!

mateosantamarta dijo...

Gracias, Ana.Esta entrada ya es más tuya que mía pues, desde luego incorporo tu selección. Alguno está entre mis favoritos. Besos, amiga.