Bienvenido

Estás en una página de Mateo Santamarta.
Todos los textos y las obras que lleven mi
firma pueden ser difundidos libremente
siempre que no haya ánimo de lucro. Se
agradece el que se cite la autoría.







Translate

domingo, 4 de noviembre de 2012

Poemas para Itxaso -La última amada ya se acerca-

Hay estatuas de hielo en mi recuerdo, técnica mixta sobre papel, 50x65, 1989.
Una mariposa que habita una borrasca, aguatinta y punta seca sobre zinc, 2003; mancha 29x24.5; papel johannot de 280 gr. 56,5x38.

La última amada ya se acerca
La fiel
             la apacible
                                la que a todos
nos es dada de modo inexorable
ella viene ya rozándome los labios

Antes vino una sonrisa tierna y leve
Ha sido                  para mi dulce promesa
              y aún lo es...
Dónde están hoy tus ojos
                                           amor mío
Tú te fuiste con mi aliento
                                            con mi alma

Como estatua de hielo me he quedado
Aún me dicen las cartas que eres mía
Hoy yo quiero
                        Señor
                                   ser nuevo Adán
haz en ella
                  para mí
                                 de nuevo a Eva

Que surja nueva y limpia
                                          de nosotros
una raza que habite esta tierra
Enséñame a amarla
                             
                                    Dios mío

Hace tiempo una promesa me fue hecha
Oh Señora                        yo te pido
                   Ya es tiempo
de que en ella se me cumpla ese prodigio

mateo santamarta
Gentileza de  Adriana Alba

18 comentarios:

Adriana Alba dijo...

Que versos tan lindos y profundos Mateo!

Casi como un clamor... se van deslizando tus letras, como una plegaria, como una mariposa que se asoma por el hueco de una flor, y tus pinturas como siempre sugerentes, bellas y estèticas.

Lo que tenga que SER que SEA.

Un abrazo grande y dominguero y un video que espero te guste.

http://www.youtube.com/watch?v=dHcB97wn33s&feature=related

mateosantamarta dijo...

Gracias, Adriana, por tu comentario, tus elogios y por el vídeo que me traes. Un abrazo de Domingo- triste y lluvioso en Madrid-.

Isolda dijo...

Querido Mateo, me dejas sin palabras. No sé qué decirte; puedo sentir tus versos y desear que se cumplan tus deseos. No me gustan tanto tus estatuas de hielo y menos lo que significan; mil veces, esa mariposa que habita una borrasca.
La canción, no miente.
Besos como mariposas.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Hoy, Mateo, me has apresado con la fuerza de tu poema. Definitivo, pleno, sincero, una auténtica hermosura que no deja indiferente al leerlo. Hay mucho sentimiento puesto, mucho amor, mucho asombro también.
Un abrazo admirado.

mateosantamarta dijo...

Gracias, Isolda. Aunque ya parece un imposible, te agradezco tus buenos deseos y pido para que se cumplan. Un abrazo.
No es cierto que haya estatuas de hielo sino más bien que hay una estatua de hielo en mi interior.

mateosantamarta dijo...

Gracias, Isabel. No son de ahora -ahora apenas escribo y pinto poco-.
Bueno, lo sentí así, lo siento así y lo escribo como puedo: no soy un mago con las palabras, al menos cuando debería serlo. Un abrazo, amiga.

Isolda dijo...

Lo sé, Mateo, por eso no me gusta el hielo que dices tener en tu corazón.
Un beso.

gaia07 dijo...

Itxaso sabrá leer en esa tela donde recuerdas estatuas de hielo, pero sentirá pena por la mariposa aunque la meza entre sus olas.

Un beso

mateosantamarta dijo...

Me temo que Itxaso no lea nunca ésto. Sólo soy una mariposa habitando una borrasca y me temo que todo lo que conseguí fue llevar a otra a habitar un ciclón. Un beso, Gaia. El poeta sólo es un fingidor. Un triste y solitario fingidor.

mateosantamarta dijo...

Algún día se derretirá, Isolda. Algún día. Un beso, amiga.

Sergio DS dijo...

Tu obra gráfica me parece fascinante.
Gracias.

mateosantamarta dijo...

Gracias, Sergio. Un saludo.

Verónica C. dijo...

Qué poema, Mateo... es enorme.
Como tus pinturas.
Una mariposa que habita una borrasca me gusta, acostumbrada a ver tus colores, me sorprende.

Un beso

virgi dijo...

La delicadeza de la mariposa contrasta con el fragor de la borrasca.
Las contradicciones del amor, tan sutil, tan cruel.
Un abrazo, apreciado Mateo

mateosantamarta dijo...

Gracias, Verónica. Eres muy amable.
Una mariposa que habita una borrasca es un grabado y es habiual utilizar un sólo color -a menudo negro-. Un beso, amiga.

mateosantamarta dijo...

Hay que danzar, batir alas en acordes con la borrasca; de lo contrario, las alas se arrancarán. Un abrazo, Virgi.

Jorge Ampuero dijo...

Certeros y degustables versos.
Nos leemos.

Saludos.

mateosantamarta dijo...

Gracias, Jorge. Sigo tu blog. Un saludo.