Bienvenido

Estás en una página de Mateo Santamarta.
Todos los textos y las obras que lleven mi
firma pueden ser difundidos libremente
siempre que no haya ánimo de lucro. Se
agradece el que se cite la autoría.







Translate

sábado, 28 de diciembre de 2013

Pablo Picasso >“Todo el mundo quiere entender el arte"...Personajes en busca de pintor.


Personajes en busca de pintor. 114x146, t. mixtas-tela, 2004-05.
...
“Todo el mundo quiere entender el arte. ¿Por qué no trata de entender los trinos de un pájaro? ¿Por qué se ama la noche, las flores, todo lo que nos rodea, sin tratar de entenderlo? Pero cuando se trata de una pintura la gente tiene que comprender, Si siquiera se dieran cuenta, sobre todo, de que un artista trabaja por necesidad: que él mismo no es más que un insignificante pedazo del mundo y que no debe concedérsele más importancia que a tantas otras cosas que nos gustan en el mundo, aunque no podamos explicárnoslas. Generalmente, quienes tratan de explicar los cuadros toman el rábano por las hojas. Gertrud Stein me anunciaba gozosamente el otro día que al fin había entendido lo que pretendía ser mi cuadro de los tres músicos ¡Era una naturaleza muerta!

Pablo Picasso

jueves, 26 de diciembre de 2013

...volveré revoloteando a la arcilla y a los pastos...

Algún día
despojado
ya de trajes y de máscaras
volveré revoloteando
a la arcilla y a los pastos

a la estepa silenciosa
que acaricia el viento fresco
y que cobijan los cielos
Escucharé
para siempre
las canciones de los pájaros
los cucuyos *
golondrinas
los tordos**
y los vencejos
y la alondra sobre todos
meciéndose solitaria
en el cielo
contra el viento
sobre el polvo
que mi alma
abandonó ya en el suelo.


...

mateosantamarta 2013

domingo, 8 de diciembre de 2013

Ovidio> Metamorfosis> Libro XI> Fábula II. El rey Midas.


Nave de locos.
No satisfecho Baco con esta venganza, abandona la Tracia, teatro funesto de la muerte de Orfeo. Acompañado de mejor coro, se encamina a los viñedos del Tomolo *y a las riberas del Pactolo **aunque en aquel tiempo no tenía las arenas de oro ni era codiciado por los hombres. Los sátiros y bacantes acompañaban a este dios; pero Sileno no pudo seguirle: unos labradores frigios le hallaron vacilante, tanto por la edad como por el vino de que estaba poseído, y después que le ataron con guirnaldas y flores, lo llevaron al rey Midas, a quien  el tracio Orfeo y el ateniense Eumolpo habían enseñado las orgías rituales de Baco. Luego que este príncipe reconoció a Sileno por compañero de aquel dios, y por uno de los que intervenían en sus sacrificios, celebró con una gran fiesta la llegada de tal huésped, la cual duró diez días y diez noches, y al amanecer del undécimo, el mismo rey, placentero, fue a los campos lidios y lo restituyó a Baco, su joven pupilo. Alegre este dios por haber recibido a su ayo , ordenó al rey de Frigia que le solicitase un don. Entonces Midas, que no preveía las futuras consecuencias de su demanda, le pidió la gracia de que se convirtiese en oro todo cuanto tocase su cuerpo. Concedióle Baco al momento lo que deseaba; le dio un don que le perjudicaría, y lamentó que no hubiese elegido otro mejor. El rey se retiró muy contento por la fatal gracia que había obtenido, y aún no creyéndosela plenamente, iba tocando todas las cosas que encontraba para experimentar si era o no verdad: cortó una rama verde de una encina, y al punto fue convertida en una rama de oro. Tomó una piedra del suelo, y también se puso roja como el oro; tocó un terrón, y se convirtió luego en masa de oro fino. Arrancó unas espigas de trigo, y al momento se convirtieron en oro. Tomó una manzana de un árbol, y cualquiera hubiese creído que era del jardín de las Hespérides. Apenas tocó las puertas del palacio, éstas resplandecieron maravillosamente. Si se lavaba las manos, el agua se teñía de un color que hubiese engañado a la misma Dánae. Encantado Midas de un poder tan extraordinario, se entregaba a todos los excesos de la alegría, cuando le avisaron de que la mesa estaba puesta y grandemente surtida de viandas. Luego que se sentó a la mesa y tomó el pan, don  precioso de Ceres, lo halló convertido en oro. Si llevaba a la boca cualquier manjar para satisfacer su apetito, cuando lo iba a comer lo hallaba convertido en oro resplandeciente. Cuando le dieron a beber vino mezclado con agua, no tragó sino oro líquido. Atónito con  el descubrimiento de un mal tan extraordinario, rico y pobre a un mismo tiempo, aborrece una opulencia que tan cara le costaba y se arrepiente de haberla deseado. En medio de la abundancia, no puede satisfacer su hambre ni apagar la sed que le abrasa la garganta y , con justa razón, le atormenta el oro que ya aborrece. Entonces, levantando las manos al cielo, dijo: “Oh padre  Leneo, perdóname; confieso haber delinquido; por vida tuya que tengas misericordia de mí te pido y que me libres de este precioso metal que me aflige.” El piadoso dios Baco, mirando ya con benevolencia al que confesaba su pecado, le  restituyó a su antiguo estado liberándole del don que le había otorgado: “Para que no sigas recubierto del oro que codicioso deseaste, ve al río vecino de la gran Sardes, y caminando agua arriba llega hasta la fuente de su nacimiento y sumergiendo tu cabeza en el espumoso manantial y lava a un tiempo tu cuerpo y tu pecado.” Midas penetró en el agua, obediente a lo ordenado, y transfirió la áurea facultad al río que vio teñidas de oro sus aguas  ya que desde entonces sus arenas son  de oro y cuando se desborda tiñe los campos vecinos con destellos dorados.
En cuanto al rey Midas, aborreciendo ya la opulencia, habitó las selvas y campiñas y adoró a Pan, el que frecuenta siempre las cuevas de los montes. Pero no cambió la tosquedad de su alma e ingenio. Quedose con  su insensatez que seguiría causándole aún más daños de los ya experimentados.
*Monte de Lidia.

*Río de Lidia.
Ovidio-Metamorfosis
Fabula II

martes, 26 de noviembre de 2013

Chuang Tzu, Lao Tse y Confucio.


La virtud no puede ser forzada, no es fruto de unas normas. No sé si es un don o es un fruto que cuerpo, mente y espítitu cultivan. Así lo creo y así parece asegurarlo este personaje -real para unos, mítico para otros- que nació bajo un ciruelo después de 72 años de gestación y al que apodaban "orejas" por tener esta parte del cuerpo muy desarrollada.

"Confucio fue a ver a Lao Tan (Lao-Tse) y le habló del Jen, amor al prójimo, y de la i, equidad". Lao Tan le contestó: "Si al cerner el salvado se le ha metido a alguien su polvo en el ojo, verá el mundo trastocado. Si un mosquito o un jején le ha picado en la piel, no puede conciliar el sueño toda la noche. De la misma manera nos escuecen y turban el corazón ese amor y esa equidad. Nos causan una confusión inmensa. Su Merced procure que el mundo no pierda su autenticidad natural. Déjese mecer por el viento y yérgase con la virtud (del Tao) ¿Para qué tantos esfuerzos? Los cisnes no necesitan bañarse cada día para conservar su nívea blancura, ni el cuervo pintar sus plumas para conservarse negro. A lo blanco y negro, si son auténticos, nada puede cambiarlos de color. "La admiración y los elogios de otros no agrandan nuestra fama. Secado el río los peces se apiñan en la tierra seca, y con la humedad de su aliento se mojan mutuamente. Mejor les iba antes en sus ríos y en sus lagos olvidados los unos de los otros. Confucio, vuelto de la entrevista con Lao Tan, guardó silencio tres días enteros. A sus discípulos, que le preguntaron qué consejos, para regular su vida, había dado a Lao Tan, les respondió: "Hoy he visto al dragón enroscarse sobre sí y, desplegándose, ostentar su magnificencia, montarse sobre las nubes y nutrirse de los elementos Yin y Yang. He quedado con la boca abierta y no la puedo cerrar. ¿Qué consejos o reglas de vida podía yo dar a Lao Tang?" CHUANG TZU.

 No he pasado de leer unos cuantos de estos 81 breves capítulos de este libro en el que se resume toda la sabiduría, aunque prescinda por completo de la erudición.
El relato anterior es, seguramente, una hermosa invención da Chuang Tzu.
Tengo varias versiones del Tao Te Ching, cada una con sus matices particulares. Elijo, con perdón, una cita libre acomodada a mi gusto
El primer capítulo dice aproximadamente:

" 1.
a) El Tao que puede expresarse, no es el Tao inmutable. El nombre que puede expresarse, no es el nombre absoluto.
b) Imnominado, es principio del Cielo y de la Tierra; con nombre es la madre de los diez mil seres.
c) El limpio de corazón ve su maravilla. El codicioso por naturaleza, apenas ve sus más toscos reflejos.
d) Los dos brotan juntos, aunque con nombres distintos. Ambos son, al mis mo tiempo, misterio sobre misterio y entrada a todas las maravillas. " TAO TE CHING.

Adriana Alba dijo...
Una maravilla, sabiduría, arte y poesía, escrita aproximadamente hace 2500 años.
Tu fotografía es Tao.

Un beso grande querido Mateo.

9. No hay que verter agua en un vaso lleno. Y
no tiene ningún sentido afilar demasiado la hoja del
cuchillo. Y si la sala entera está repleta de oro y jaspe,
¿quién podrá resguardarla?
El exceso en todo provoca la desgracia.
Cuando el trabajo ha sido terminado, hay que
retirarse.
Estas son las leyes de la armonía sugeridas por
Tao
27 de noviembre de 2013 02:41
 Eliminar

domingo, 10 de noviembre de 2013

Nietzsche> Así habló Zaratustra> De los poetas.







<< /.../ Sin embargo, ¿qué te dijo en otro tiempo Zaratustra? ¿Que los poetas mienten demasiado? - Mas también Zaratustra es un poeta. ¿Crees, pues, que dijo entonces la verdad? ¿Por qué lo crees?>>
El discípulo respondió: "Yo creo en Zaratustra". Mas Zaratustra movió la cabeza y sonrió.
La fe no me hace bienaventurado, dijo, y mucho menos la fe en mí.
Pero en el supuesto de que alguien dijera con toda seriedad que los poetas mienten demasiado: tiene razón, -nosotros mentimos demasiado.
/.../

sábado, 2 de noviembre de 2013

Manuel Altolaguirre> Islas del aire> Las nubes; Madrid.



MANUEL ALTOLAGUIRRE (1905-1959)> Islas del aire> Las nubes


OH libertad errante, soñadora,
desnuda de verdor, libre de venas,
arboleda del mar, fugaces nubes,
si en lluvia el desengaño te convierte
la forma de mi copa podrá darte
una pequeña sensación de cielo.

Vuelve a la tierra, oh mar, vuelve a la vida,
a las cadenas de los largos ríos,
a las prisiones de los hondos lagos
vuelve afilada a penetrar mil veces
angostos laberintos vegetales.

Oh, Libertad, tus puertas son heridas.
No las quieres abrir, sigue encerrada
en la sedienta piel o te sostenga
el inclinado cauce del torrente.

Todo sueño que es nube se deshace.
Vuelva a brillar el sol pues la blancura
de esa ilusión de libertad celeste
es tan sólo una sombra hecha jirones.

No sueñe más el agua y tenga vida
en la savia o la sangre, tenga sólo
en mí su libertad, libre en mis lágrimas.



MANUEL ALTOLAGUIRRE (1905-1959) > Islas del aire> Madrid.


Horizonte de guerra cuyas luces,
cuyas auroras repentinas, breves,
cuyas fugaces albas, salvas, fuegos.
multiplican la muerte interminable.
Aquí en Madrid, de noche, solo, triste,
mi frente con el frente son sinónimos
y sobre mi mirada como llanto
se derriban los héroes, caen hundidos
por el abismo verde de mi cara.
Yo sé que estoy desierto, que estoy sólo,
y que el frente paralelo de mi frente
desdeña mi dolor y me acompaña.
Ante el glorioso círculo del fuego
nada puedo evocar, nada ni a nadie.
No hay recuerdo, placer antes vivido,
que pueda rescatar de mi pasado.
No hay ausencia, ni historia, ni esperanza
que con su engaño calme mi agonía.
Aquí, en Madrid, delante de la muerte,
mi corazón pequeño guarda oscuro
un amor que me duele, que no puedo
ni siquiera mostrarlo en esta noche,
ante este inmenso campo de heroísmo.

Podéis encontrar este libro -los que aún seáis amigos del papel-  en la Colección Antologías de la Editorial Renacimiento de Sevilla.

sábado, 19 de octubre de 2013

Novalis> Himnos a la Noche> 2



NOVALIS> HIMNOS A LA NOCHE



2





¿Tiene que volver siempre la mañana?

¿No acabará jamás el poder de la Tierra?

Siniestra agitación devora las alas de la Noche que llega.

¿No va a arder jamás para siempre la víctima secreta del Amor?

Los días de la Luz están contados;

pero fuera del tiempo y del espacio está el imperio de la Noche.

–El Sueño dura eternamente. Sagrado Sueño.–

No escatimes la felicidad

a los que en esta jornada terrena se han consagrado a la Noche.

Solamente los locos te desconocen, y no saben del Sueño,

de esta sombra que tu, compasiva,

en aquel crepúsculo de la verdadera Noche

arrojas sobre nosotros.

Ellos no te sienten en las doradas aguas de las uvas,

en el maravilloso aceite del almendro

y en el pardo jugo de la adormidera.

Ellos no saben que tú eres

la que envuelves los pechos de la tierna muchacha

y conviertes su seno en un cielo,

ellos ni barruntan siquiera
que tú,

viniendo de antiguas historias,

sales a nuestro encuentro abriéndonos el Cielo

y trayendo la llave de las moradas de los bienaventurados,

de los silenciosos mensajeros de infinitos misterios.

...
¿Habrá de volver siempre la mañana? ¿No tendrá término el terrestre poder? Un infausto trajín devora el vuelo celeste de la noche que desciende. ¿Nunca arderá eternamente el secreto holocausto del amor? Limitado es el tiempo de la luz, pero sin término y sin espacio es el imperio de la noche -eterna es la duración del sueño. Sagrado sueño - no escatimes tus favores a quienes se consagran a la noche en esta jornada terrenal. Sólo los insensatos te desconocen y no saben de otro sueño que el de la sombra que arrojas compasivo sobre nosotros en este crepúsculo de la noche verdadera. No te sienten en el dorado mosto de la vid - en el 
aceite milagroso del almendro ni en el oscuro zumo de la adormidera. No saben que eres tú el que ondulas en torno al pecho de las vírgenes y haces de su regazo un paraíso - no sospechan que desde las sagas más remotas tú apareces abriendo las puertas del cielo y tienes las llaves de las
mansiones de los bienaventurados, tácito mensajero de infinitos misterios.

Editorial PRE-TEXTOS (bilingüe)> Traducción de Américo Ferari

...

Muß immer der Morgen wiederkommen?

Endet nie des Irrdischen Gewalt?

Unselige Geschäftigkeit verzehrt

Den himmlischen Anflug der Nacht?

Wird nie der Liebe geheimes Opfer

Ewig brennen?

Zugemessen ward

Dem Lichte Seine Zeit

Und dem Wachen ?

Aber zeitlos ist der Nacht Herrschaft,

Ewig ist die Dauer des Schlafs.

Heiliger Schlaf!

Beglücke zu selten nicht

Der Nacht Geweihte ?

In diesem irrdischen Tagwerck.

Nur die Thoren verkennen dich

Und wissen von keinem Schlafe

Als den Schatten

Den du mitleidig auf uns wirfst

In jener Dämmrung

Der wahrhaben Nacht.

Sie fühlen dich nicht

In der goldnen Flut der Trauben

In des Mandelbaums

Wunderöl

Und dem braunen Safte des Mohns.

Sie wissen nicht

Daß du es bist

Der des zarten Mädchens

Busen umschwebt

Und zum Himmel den Schoos macht ?

Ahnden nicht

Daß aus alten Geschichten

Du himmelöffnend entgegentrittst

Und den Schlüssel trägst

Zu den Wohnungen der Seligen,

Unendlicher Geheimnisse

Schweigender Bote.


Imagen http://en.wikipedia.org/wiki/File:Franz_Gareis_-_Novalis.jpg

domingo, 13 de octubre de 2013

Eduardo Galeano> Espejos> Hokusai, Taj Mahal, Mozart.

Tres reflejos en el espejo de Don Eduardo Galeano
Hokusai:

Hokusai, el más famoso artista de toda la historia del Japón, decía que su país era tierra flotante. Con lacónica elegancia, él supo verla y ofrecerla.

Había nacido llamándose Kawamura Tokitaro y murió llamándose Fujiwara litsu. En el camino, cambió de nombre y apellido treinta veces, por sus treinta renacimientos en el arte o en la vida, y noventa y tres veces se mudó de casa.

Nunca salió de pobre, aunque trabajando desde el amanecer hasta la noche creó nada menos que treinta mil pinturas y grabados.

Sobre su obra, escribió:
De todo lo que dibujé antes de mis setenta años, no hay nada que valga la pena. A la edad de setenta y dos, finalmente he aprendido algo sobre la verdadera calidad de los pájaros, animales, insectos y peces, y sobre la vital naturaleza de las hierbas y los árboles. Cuando tenga cien años, seré maravilloso.
De los noventa no pasó.
Taj Mahal.

A mediados del siglo diecisiete, los talleres hindúes y chinos producían, sumados, más de la mitad de todas las manufacturas del mundo.
En aquellos tiempos, tiempos de esplendor, el emperador Shah Jahan alzó el Taj Mahal, a orillas del río Yamuna, para que su mujer, la preferida entre todas sus mujeres, tuviera casa en la muerte.
El viudo decía que ella y su casa se parecían, porque el templo cambiaba, como ella cambiaba, según la hora del día o de la noche.
Dicen que el Taj Mahal fue diseñado por Ustad Ahmad, persa, arquitecto, astrólogo, también llamado por muchos otros nombres.
Dicen que fue construído por veinte mil obreros, a lo largo de veinte años.
Dicen que fue hecho de mármol blanco, arena roja, jade y turquesa que mil elefantes acarrearon desde las lejanías.
Dicen. Pero quienes lo ven, leve hermosura, blancura flotante, se preguntan si el Taj Mahal no habrá sido hecho de aire.
A fines del año 2000, el mago más famoso de la India lo hizo desaparecer, durante dos minutos, ante una multitud boquiabierta.
Él dijo que fue arte de su magia:
-Lo desvanecí- dijo.
¿Lo desvaneció, o al aire lo devolvió?
Mozart.

El hombre que fue música creaba música todo el día y toda la noche y más allá del día y la noche, como corriendo contra la muerte, como sabiendo que ella se lo llevaría temprano.
A ritmo de fiebre componía sus obras, una tras otra, y en sus partituras dejaba líneas desnudas que abrían espacio para improvisar en el piano sus aventuras de la libertad.
No se sabe de dónde sacaba el tiempo, pero en su vida fugaz pasó largas horas metido en los libros de su vasta biblioteca o enredado en animadas discusiones con gente muy mal vista por la policía imperial, como Joseph von Sonnenfels, el jurista que logró que en Viena se prohibiera la tortura por primera vez en Europa. Sus amigos eran enemigos del despotismo y de la estupidez. Hijo del Siglo de las Luces, lector de la enciclopedia francesa, Mozart compartió las ideas que sacudieron su época.
A los veinticinco años perdió su empleo de músico del rey, y nunca más volvió a la corte. Desde entonces, vivió de sus conciertos y de la venta de sus obras que eran muchas y tenían mucho valor pero poco precio.

Fue un artista independiente, cuando la independencia era cosa rara, y cara le costó. Por castigo de su libertad, murió ahogado en deudas: tanta música le debía el muno, y él murió debiendo.

domingo, 6 de octubre de 2013

Ítaca- Constantin Cavafis.


Polifemo:
—¡Óyeme, Poseidón que ciñes la tierra, dios de cerúlea cabellera! Si en verdad soy tuyo y tú te glorias de ser mi padre, concédeme que Odiseo, asolador de ciudades, hijo de Laertes, que tiene su casa en Itaca, no vuelva nunca a su palacio. Mas si le está destinado que ha de ver a los suyos y volver a su bien construida casa y a su patria, sea tarde y mal, en nave ajena, después de perder todos los compañeros, y se encuentre con nuevas cuitas en su morada!
Así dijo rogando, y le oyó el dios de cerúlea cabellera. Acto seguido tomó el Ciclope un peñasco mucho mayor que el de antes, lo despidió, haciendo voltear con fuerza inmensa, arrojóse detrás de nuestro bajel de azulada proa, y poco faltó para que no diese en la extremidad del gobernalle. Agitóse el mar por la caída del peñasco, y las olas, empujando la embarcación hacia adelante, hiciéronla llegar a tierra firme.
... Odisea (Homero)
ÍTACA

Si vas a emprender tu viaje hacia Ítaca

pide que tu camino sea largo,

rico en aventuras, lleno de experiencias.

A Lestrigones y a Cíclopes
o al colérico Poseidón, no les temas,
no hallarás tales seres en tu ruta
si tu pensamiento es elevado y limpia
la emoción de tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a Lestrigones ni a Cíclopes
Ni al airado Poseidón hallarás nunca,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no es tu alma quien ante ti los pone.
Pide que tu camino sea largo.
Que numerosas sean las mañanas de verano
en que con placer y alegría
arribes a bahías antes nunca vistas.
Detente en los emporios de Fenicia
y compra hermosas mercancías,
madreperla y coral, y ámbar y ébano,
perfumes deliciosos y diversos,
invierte cuanto puedas en delicados y voluptuosos perfumes.
Visita muchas ciudades de Egipto
y con avidez aprende de sus sabios.
Lleva siempre a Ítaca en tu pensamiento.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures el viaje.
Mejor que se extienda muchos años
y en tu vejez atraques en la isla
enriquecido con lo ganado en el camino
sin esperar que Ítaca te enriquezca.
Ítaca te ha regalado un hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.
Aunque pobre la encuentres, Ítaca no te ha engañado.
Así, rico en saber y en vida, como te has vuelto,
entenderás al fin qué significan las Ítacas.

ÍTACA

Cuando salgas en el viaje, hacia Ítaca

desea que el camino sea largo,
pleno de aventuras, pleno de conocimientos.
A los Lestrigones y a los Cíclopes,
al irritado Poseidón no temas,
tales cosas en tu ruta nunca hallarás,
si elevado se mantiene tu pensamiento, si una selecta
emoción tu espíritu y tu cuerpo embarga.
A los Lestrigones y a los Cíclopes,
y al feroz Poseidón no encontrarás,
si dentro de tu alma no los llevas,
si tu alma no los yergue delante de ti.
Desea que el camino sea largo.
Que sean muchas las mañanas estivales
en que con cuánta dicha, con cuánta alegría
entres a puertos nunca vistos:
detente en mercados fenicios,
y adquiere las bellas mercancías,
ámbares y ébanos, marfiles y corales,
y perfumes voluptuosos de toda clase,
cuanto más abundantes puedas perfumes voluptuosos;
anda a muchas ciudades Egipcias
a aprender y aprender de los sabios.
Siempre en tu pensamiento ten a Ítaca.
Llegar hasta allí es tu destino.
Pero no apures tu viaje en absoluto.
Mejor que muchos años dure:
y viejo ya ancles en la isla,
rico con cuanto ganaste en el camino,
sin esperar que riquezas te dé Ítaca.
Ítaca te dio el bello viaje.
Sin ella no hubieras salido al camino.
Otras cosas no tiene ya que darte.
Y si pobre la encuentras, Ítaca no te ha engañado.
Sabio así como llegaste a ser, con experiencia tanta,
ya habrás comprendido las Ítacas qué es lo que significan.

Constantin Kavafis

lunes, 9 de septiembre de 2013

Sublevación- Antonio Gamoneda

De la serie "Memoria de los tiempos oscuros" (Obra en proceso de elaboración, detalle)
SUBLEVACIÓN
Antonio Gamoneda
....

Juro que la belleza
no proporciona dulces
sueños, sino el insomnio
purísimo del hielo,
la dura, indeclinable
materia del relámpago.
Hay que ser muy hombre para
soportar la belleza:
¿quién, invertido, separa,
hace tumbas distintas
para el pan común y la
música extremada?
Ay de los fugitivos,
de los que tienen miedo
de sus propias entrañas.
Si una vez el silencio
les hablase, ¿sabrían
respirar la angustiosa
bruma de los espíritus?
¿Cantarían su propia
conversión al espectro?
Y aquellos otros, estos
miserables amados,
justificados por el dolor:
advertid que tan sólo
a los perros conviene
crecimiento de alarido.
Algo más puro aún
que el amor, debe
aquí ser cantado;
en cales vivas, en
materias atormentadas,
algo reclama curvas
de armonía. No es
la muerte. Este orden
invisible
es
la libertad.
La belleza no es
un lugar donde van
a parar los cobardes.
Toda belleza es
un derecho común
de los más hombres. La
evasión no concede
libertad. Sólo tiene
libertad quien la gana.
Solicito
una sublevación
de paz, una tormenta
inmóvil. Quiero, pido
que la belleza sea
fuerza y pan, alimento
y residencia del dolor.
Un mismo canto pide
la justicia y la
belleza.
Sea la luz
un acto humano.
Se puede
morir
por esta


libertad.
....
Del libro "Sublevación inmóvil", 1960) 

lunes, 2 de septiembre de 2013

Luis Cernuda -Si el hombre pudiera decir.



LUIS CERNUDA

SI EL HOMBRE PUDIERA DECIR

Si el hombre pudiera decir lo que ama, 
si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo 
como una nube en la luz; 
si como muros que se derrumban, 
para saludar la verdad erguida en medio, 
pudiera derrumbar su cuerpo, 
dejando sólo la verdad de su amor, 
la verdad de sí mismo, 
que no se llama gloria, fortuna o ambición, 
sino amor o deseo, 
yo sería aquel que imaginaba; 
aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos 
proclama ante los hombres la verdad ignorada, 
la verdad de su amor verdadero. 


Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien 
cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío; 
alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina 
por quien el día y la noche son para mí lo que quiera, 
y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu 
como leños perdidos que el mar anega o levanta 
libremente, con la libertad del amor, 
la única libertad que me exalta, 
la única libertad por que muero. 



Tú justificas mi existencia: 
si no te conozco, no he vivido; 
si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.
(13-4-1931)


Blogger Adriana Alba dijo...
Es uno de mis favoritos el que nos dejaste.

Te dejo otro dedicado al poeta, por Olga Orozco, si no la has leído, te lo sugiero.

Besos.
LA REALIDAD Y EL DESEO
Olga Orozco
A Luis Cernuda


La realidad, sí, la realidad,
ese relámpago de lo invisible
que revela en nosotros la soledad de Dios.
Es este cielo que huye.
Es este territorio engalanado por las burbujas de la muerte.
Es esta larga mesa a la deriva
donde los comensales persisten ataviados por el prestigio de no estar.
A cada cual su copa
para medir el vino que se acaba donde empieza la sed.
A cada cual su plato
para encerrar el hambre que se extingue sin saciarse jamás.
Y cada dos la división del pan:
el milagro al revés, la comunión tan sólo en lo imposible.
Y en medio del amor,
entre uno y otro cuerpo la caída,
algo que se asemeja al latido sombrío de unas alas que vuelven desde la eternidad,
al pulso del adiós debajo de la tierra.
La realidad, sí, la realidad:
un sello de clausura sobre todas las puertas del deseo.

Olga Orozco, Eclipses y Fulgores