Bienvenido

Estás en una página de Mateo Santamarta.
Todos los textos y las obras que lleven mi
firma pueden ser difundidos libremente
siempre que no haya ánimo de lucro. Se
agradece el que se cite la autoría.







Translate

lunes, 9 de septiembre de 2013

Sublevación- Antonio Gamoneda

De la serie "Memoria de los tiempos oscuros" (Obra en proceso de elaboración, detalle)
SUBLEVACIÓN
Antonio Gamoneda
....

Juro que la belleza
no proporciona dulces
sueños, sino el insomnio
purísimo del hielo,
la dura, indeclinable
materia del relámpago.
Hay que ser muy hombre para
soportar la belleza:
¿quién, invertido, separa,
hace tumbas distintas
para el pan común y la
música extremada?
Ay de los fugitivos,
de los que tienen miedo
de sus propias entrañas.
Si una vez el silencio
les hablase, ¿sabrían
respirar la angustiosa
bruma de los espíritus?
¿Cantarían su propia
conversión al espectro?
Y aquellos otros, estos
miserables amados,
justificados por el dolor:
advertid que tan sólo
a los perros conviene
crecimiento de alarido.
Algo más puro aún
que el amor, debe
aquí ser cantado;
en cales vivas, en
materias atormentadas,
algo reclama curvas
de armonía. No es
la muerte. Este orden
invisible
es
la libertad.
La belleza no es
un lugar donde van
a parar los cobardes.
Toda belleza es
un derecho común
de los más hombres. La
evasión no concede
libertad. Sólo tiene
libertad quien la gana.
Solicito
una sublevación
de paz, una tormenta
inmóvil. Quiero, pido
que la belleza sea
fuerza y pan, alimento
y residencia del dolor.
Un mismo canto pide
la justicia y la
belleza.
Sea la luz
un acto humano.
Se puede
morir
por esta


libertad.
....
Del libro "Sublevación inmóvil", 1960) 

9 comentarios:

Adriana Alba dijo...

Admiro a Gamoneda.
Y éste poema querido Mateo, debería ser declamado sobre el pedestal del universo por todo el que crea profundamente en la libertad, la paz y la unidad, y la practique.
Es para mi, un himno.

Besos y regalo:

" No creo en este materialismo, en esta sociedad de consumo, en ese enriquecimiento de la gente que no tiene derecho a enriquecerse a costa de nosotros. Creo realmente en algo a lo que llamo "vendrá un día".

Ingeborg Bachmann

Adriana Alba dijo...

Si tu obra está en proceso de elaboración...me imagino lo que será finalizada...

Veo hombres levantando sus puños al aire, reclamando justicia, diciendo Basta de impunidad,lágrimas de impotencia.

Otra vez besos.

mateosantamarta dijo...

Gracias, Adriana. La poesía es de las primeras que leí de Gamoneda.
La foto es de una obra perteneciente a una serie: "Memoria de los tiempos oscuros. No sólo los que nos impone el neoliberalismo, también mi tiempo personal, del que espero salir, es oscuro. Estos personajes gritan, llora, roban, matan, mueren, sufren, rien...Besos, Adriana. Gracias por tu regalo del que comparto espíritu y letra.

Amando García Nuño dijo...

Resulta curiosa la cantidad de reflexiones que provoca la lectura de un texto anterior, cuando el autor ha elaborado obra posterior. No desmerece, no es comparable siquiera, pero ya se intuye a los Gamonedas posteriores.
Abrazos, hoy especiales

Carmela dijo...

" Bajé los ojos
ante el mundo.
Me dispuse
a una fraternidad sin esperanza."

Creo que se refiere a una hermandad terrenal pero luego emerge esa desesperanza.
Gamoneda después del 76 estuvo mucho tiempo sin publicar ...¿acaso en esa época comenzó a gestarse su falta de esperanza....?
Abrazos.

mateosantamarta dijo...

Gracias, Carmela. No lo sé muy bien aunque debería, pues es poeta de mi tierra. Lo cierto es que el Libro del Frío es uno de los libros mas desesperanzados y terribles que he leído en poesía. Sin embargo es bello. Un abrazo, amiga.

mateosantamarta dijo...

No sé que decirte, Aamando. Creo que aquí ya había un gran poeta. El intimismo y la desesperanza que vienen después son sobre todo un cambio de perspectiva personal. Quizá condicionada por la vida. Un saludo, amigo.

Isolda dijo...

No digo nada, solo admiro las letras de Gamoneda y tu pintura, que no es poco.
Besos, hoy de cumplevida y sublevación, Mateo.

mateosantamarta dijo...

Gracias, Isolda. Un beso, amiga.