Bienvenido

Estás en una página de Mateo Santamarta.
Todos los textos y las obras que lleven mi
firma pueden ser difundidos libremente
siempre que no haya ánimo de lucro. Se
agradece el que se cite la autoría.







Translate

sábado, 22 de diciembre de 2012

Poesía clásica china, LI SHANGYIN, Las flores caídas


LAS FLORES CAÍDAS

Se han marchado los huéspedes
de mi alto pabellón,
y en mi jardín pequeño,
miríada de pétalos
revolotean.
Cubren la sinuosa senda,
o se alejan escoltando
los rayos que el sol retira.
Triste, me duele barrerlas.

¡Oh primavera, mi amiga!
Mi corazón está siempre contigo.
¿No podrás quedarte unos días más?
Pero, sin oírme, me dejas sólo
con mi túnica mojada de lágrimas.
LI SHANGYIN (813-858)

Traducción de Guojian Chen (Cátedra)





lunes, 26 de noviembre de 2012

El final del Estado de Derecho y de las libertades en España.



Hola a todos,
Quería comentaros lo que nos pasó ayer domingo a mi familia (mi mujer, mi chiquitillo de dos años y medio y yo) cuando íbamos a la manifestación en Madrid en defensa de la sanidad pública. Bajábamos por la calle del Prado –una inocua banderita de “No a los recortes” ondeando en el carrito- y a la altura de la plaza del Congreso se nos acercó un policía nacional que de muy malas maneras nos exigió que nos identificáramos. Ante nuestras reiteradas preguntas de si estábamos cometiendo alguna ilegalidad, su única respuesta fue un chulesco “yo soy policía y puedo identificar a quien quiera”. Nos cogió los carnets de identidad y registró nuestros datos… Después nos dijo que tenían orden de identificar a los manifestantes que pasaran por la calle. No sabemos qué ocurrirá con esos datos, si nos multarán o pasaremos a un listado de “ciudadanos activistas”. Una chica protestó y tomó algunas fotos que os envío. Le agradecemos su actitud y creo que deberíamos imitarla cuando nos encontremos con situaciones similares.
Una cosa es clara, lo que buscan con este tipo de actuaciones anticonstitucionales es atemorizarnos, y que ni siquiera llevemos a cabo el mínimo gesto democrático que es salir a la calle para manifestarnos y visibilizar la protesta contra la destrucción de nuestros derechos y de nuestra dignidad. Pero asimismo el episodio muestra otra cosa: que si lo quieren prohibir es porque ese gesto de libertad –mínimo- todavía resulta eficaz. Os animamos pues a ejercerlo.
Sabemos que esto es una anécdota frente a otros tipos de violencia, pero creemos que dado el absurdo de la situación –identificar a una familia con niño por llevar una bandera contra los recortes- es también muy simbólica de que estamos traspasando, ya definitivamente, un umbral: bienvenidos al estado totalitario.
Un abrazo,

domingo, 18 de noviembre de 2012

Joan Margarit (Edad Roja) -Arvo Part, Alina



No vuelven las mujeres con las cuales


cambiabas años de tu soledad

por un fugaz momento de ternura.

Tan ardiente es la vida en el otoño,

que en las horas de angustia no podrás

amar ni a la mujer que ya has perdido.
- Joan Margarit, "Edad roja"

Arvo Pärt, Fur Alina



Edad roja -JOAN MARGARIT


                                                                        A Àlex Susanna




Tanto tiempo has tardado en aprender

que llegas tarde al gran amor:

Que nunca habrás vivido una edad de oro.

Las rosas de Ronsard
nunca serán perfume en tu mirada,
ningún otoño habrá de deshojar,
en los brazos de nadie, lentos pétalos.
Con el olvido tapas los espejos
igual que acostumbraban en las casas
donde había un difunto.
No vuelven las mujeres con las cuales
cambiabas años de tu soledad
por un fugaz momento de ternura.
Tan ardiente es la vida en el otoño,
que en las horas de angustia no podrás
amar ni a la mujer que ya has perdido.

domingo, 4 de noviembre de 2012

Poemas para Itxaso -La última amada ya se acerca-

Hay estatuas de hielo en mi recuerdo, técnica mixta sobre papel, 50x65, 1989.
Una mariposa que habita una borrasca, aguatinta y punta seca sobre zinc, 2003; mancha 29x24.5; papel johannot de 280 gr. 56,5x38.

La última amada ya se acerca
La fiel
             la apacible
                                la que a todos
nos es dada de modo inexorable
ella viene ya rozándome los labios

Antes vino una sonrisa tierna y leve
Ha sido                  para mi dulce promesa
              y aún lo es...
Dónde están hoy tus ojos
                                           amor mío
Tú te fuiste con mi aliento
                                            con mi alma

Como estatua de hielo me he quedado
Aún me dicen las cartas que eres mía
Hoy yo quiero
                        Señor
                                   ser nuevo Adán
haz en ella
                  para mí
                                 de nuevo a Eva

Que surja nueva y limpia
                                          de nosotros
una raza que habite esta tierra
Enséñame a amarla
                             
                                    Dios mío

Hace tiempo una promesa me fue hecha
Oh Señora                        yo te pido
                   Ya es tiempo
de que en ella se me cumpla ese prodigio

mateo santamarta
Gentileza de  Adriana Alba

viernes, 19 de octubre de 2012

Poemas para Itxaso IV(Me asomé a tus ojos fríos...)


                                     La casa más secreta, hacia 1997, obra de mateosantamarta


Me asomé a sus ojos fríos

aunque hermosos y apacibles
como espejos del reposo
no quise que aún fuesen míos

Vuelvo mi amor a los tuyos
pequeños bellos y tiernos

aunque sé que te he perdido

a tu sonrisa sin límites
a tu palabra sedosa

Que importa si a veces pinchas
como el tallo del rosal

Yo sólo busco la rosa

Mateo santamarta 2009


http://youtu.be/olOvFy5-cgw 

Gentileza de 
Isolda Wagner







Blogger Isabel Martínez Barquero dijo...
El amor es así a veces, ni se queda para inundarnos enteros ni se va para dejarnos libres.
En cualquier caso, más vale sentir, amar, sufrir por amor, pensar en el amor... Cualquier cosa que tenga que ver con él para no sentirnos secos por dentro.
"La casa más secreta" es misteriosa y dulce al tiempo, muy sutil, delicada, casi de porcelana. La alegoría está presente, o eso creo, que mis conocimientos de arte son pocos.
Un abrazo.
21 de octubre de 2012 07:53
 Suprimir
Blogger Ana dijo...
Hola Mateo! Como me dijo un amigo, todos los seres de gran sensibilidad son poetas. Así que no lo dudes, amigo poeta.
No nacimos sabiendo amar, mucho menos olvidando. Eso lo vamos aprendiendo. Aunque es tan difícil...

Un bello nombre, Itxaso, la rosa inspiradora de tu bella poesía.

Un abrazo!
23 de octubre de 2012 02:58
 Suprimir
Blogger mateosantamarta dijo...
Es posible que tenga algo de poeta, Ana . Ya sabes lo que dice Pessoa:O poeta é um fingidor.
Finge tão completamente
Que chega a fingir que é dor
A dor que deveras sente.
O Nietzsche: << /.../ Sin embargo, ¿qué te dijo en otro tiempo Zaratustra? ¿Que los poetas mienten demasiado? - Mas también Zaratustra es un poeta. ¿Crees, pues, que dijo entonces la verdad? ¿Por qué lo crees?>>
El discípulo respondió: "Yo creo en Zaratustra". Mas Zaratustra movió la cabeza y sonrió.
La fe no me hace bienaventurado, dijo, y mucho menos la fe en mí.
Pero en el supuesto de que alguien dijera con toda seriedad que los poetas mienten demasiado: tiene razón, -nosotros mentimos demasiado.
/.../
Así que está bien ser poeta, pero creo que es mejor saber amar y muchos "poetas" no sabemos. Gracias, Ana. Tus palabras me halagan y me consuelan. Un abrazo, amiga.
23 de octubre de 2012 19:43
 Suprimir


sábado, 13 de octubre de 2012

Ángel ambiguo, Yo que había soñado que tenía ala...

                                                           Ángel ambiguo, óleo-tela. Hacia 1990


Yo que había soñado que tenía alas 

comprendí  
ya en el vértigo
que yo era 
el caído
el triste ángel
el maldito
el terrible arcángel de ala negra.

mateosantamarta


Gentileza de  Adriana Alba http://www.youtube.com/watch?v=rtKDxQPCG1s

sábado, 6 de octubre de 2012

La hoguera apagada...Lágrimas negras.


                                 Lágrimas negras, pintura de Mateo Santamarta, detalle, 2010-2012

La hoguera apagada
   las cenizas frías
   sueñan una chispa

   Se inflama y expande

   Aún recuerda el fuego
   y las vivencias de antes
   de cuando era un cuerpo
   un árbol esbelto
   en que cantan aves

   Y luego
   abatido
   su cuerpo caído
                               marchito
                                    entregado
   del que escurre el alma

   Y recuerda el fuego
   al cuerpo que arde

   Y recuerda el cuerpo
   añorante
   al ave y su trino

Y recuerda el ave
en sueños
su aire

La chispa se inflama
su fulgor se expande
se vuelve gigante
palpita y estalla

Millones de astros
brillantes
le nacen
                gravitan
en torno del alma fundida

Se ordenan y unen
para darle un cuerpo

El alma se agita
                             se levanta
                                                 y anda
Mateo Santamarta.
Gentileza de Isolda Wagner
Gentileza de Adriana Alba.

domingo, 23 de septiembre de 2012

Aniversario de la muerte de Pablo Neruda




Pablo Neruda
                                     1

Cuerpo de mujer, blancas colinas, muslos blancos,
te pareces a el mundo en tu actitud de entrega.
Mi cuerpo de labriego salvaje te socava
y hace saltar el hijo del fondo de la tierra.

Fui solo como un túnel. De mí huían los pájaros
y en mí la noche entraba su invasión poderosa.
Para sobrevivirme te forjé como un arma,
Como una flecha en mi arco, como una piedra en mi honda.

Pero cae la hora de la venganza, y te amo.
Cuerpo de piel, de musgo, de leche ávida y firme.
Ah los vasos del pecho! Ah los ojos de ausencia!
Ah las rosas del pubis! Ah tu voz lenta y triste!

Cuerpo de mujer mía, persistiré en tu gracia.
Mi sed, mi ansia sin límite, mi camino indeciso!
Oscuros cauces donde la sed eterna sigue,
y la fatiga sigue, y el dolor infinito.

(De veinte poemas de amor y una canción desesperada.)
Pablo Neruda
                                   




Blogger Adriana Alba dijo...
como me gusta!

Un grande entre los grandes.


La poesía



Y FUE a esa edad... Llegó la poesía

a buscarme. No sé, no sé de dónde
salió, de invierno o río.
No sé cómo ni cuándo,
no, no eran voces, no eran
palabras, ni silencio,
pero desde una calle me llamaba,
desde las ramas de la noche,
de pronto entre los otros,
entre fuegos violentos
o regresando solo,
allí estaba sin rostro
y me tocaba....


PN


Un cariñoso abrazo querido Mateo.
24 de septiembre de 2012 19:19
 Suprimir

domingo, 16 de septiembre de 2012

Yorgos Seferis-ARGONAUTAS


                              


ARGONAUTAS 

 Y un alma
 si quiere conocerse
 en un alma 
 ha de verse:
 al extranjero, al enemigo, lo vimos en el espejo.

 Los compañeros eran bravos muchachos,
 ni la fatiga, ni la sed, ni las heladas
 les hacían gritar,
 tenían los modales de los árboles y de las olas
 que acogen al viento y a la lluvia
 acogen a la noche y al sol
 sin cambiar en medio de los cambios.
 Eran bravos muchachos, días enteros
 sudaban en los remos con los ojos bajos
 respirando cadenciosamente
 y su sangre enrojecía una piel dócil.

 Cantaron una vez, con los ojos bajos,
 cuando doblamos la isla abandonada de las opuncias,
 hacia el oeste, más allá del cabo de los perros
 que ladran.
 Si quiere conocerse, decían,
 en un alma ha de verse, decían,
 y los remos herían el oro del mar
 en el crepúsculo.
 Pasamos muchos cabos muchas islas el mar
 que lleva al otro mar, gaviotas, focas.
 En tiempos mujeres desgraciadas con lamentos
 lloraban a sus hijos perdidos
 y  otras furiosas buscaban a Alejandro Magno
 y las glorias hundidas en las profundidades de Asia.
 Atracamos en playas rebosantes
 de fragancias nocturnas y gorgeos de pájaros,
 de aguas que dejaban en las manos
 el recuerdo de una gran felicidad.
 Pero los viajes no se terminaban.
 Sus almas se fundieron con los remos y escálamos
 con el rostro severo de la proa
 con el surco del timón
 y el agua que rompía sus semblantes,
 Los compañeros acabaron en fila,
 con los ojos bajos. Sus remos muestran
 el sitio donde duermen en la playa.

 Nadie los recuerda. Justicia.

 Yorgos Seferis (Traducción de Ramón Irigoyen)

MITHISTORIMA (LEYENDA)
XVIII
Lamento haber dejado pasar un río ancho entre nis dedos

sin beber ni una gota. 
Ahora me hundo en la piedra.
Un pino pequeño sobre la tierra roja, 
mi única compañía.
Lo que amé se ha perdido con las casas
que estando nuevas el verano último
se hundieron con el viento del otoño.

Adriana Alba dijo:
Sabìa que alguna vez estarìa por aquì Seferis, tal vez hayas publicado algo anteriormente, no lo sè...pero es un hermoso recordatorio en el mes de su partida. Nos ha dejado en su obra un legado maravilloso. Flores de la roca Flores de la roca frente al verde mar, vetas que me evocan otros amores, bruñidas por la lentitud de la llovizna, flores de la roca, semblantes que llegaron cuando nadie hablaba y que me hablaron cuando me dejaron tocarlas después del silencio entre los pinos, las adelfas y los plátanos. De "Poesía completa" G.Seferis te dejo enlace de video y un cariñoso saludo querido amigo. http://www.youtube.com/watch?v=d5DCyo3fiJI en



martes, 14 de agosto de 2012

Rainer María Rilke- TRILOGÍA ESPAÑOLA I

Blogger Adriana Alba dijo...






Canciones de los ángeles



No he soltado a mi ángel mucho tiempo,

y se me ha vuelto pobre entre los brazos,
se hizo pequeño, y yo me hacía grande:
de repente yo fui la compasión;
y él, solamente. un ruego tembloroso.

Le di su cielo entonces: me dejó

él lo cercano, de que él se marchaba;
a cernerse aprendió. yo aprendí vida,
y nos reconocimos . lentamente...

Aunque mi ángel no tiene ya deber,

por mi día más fuerte desplazado,
baja a veces su rostro con nostalgia,
como si no quisiera ya su cielo.

Querría alzar de nuevo, de mis pobres

días, sobre las cimas de los bosques
rumorosos, mis pálidas plegarias
basta la patria de los querubines.

Allí llevó mi llanto originario

y pensamientos; y mis diminutos
dolores se volvieron allí bosques
que susurran sobre él...

Sí algún día, en las tierras de la vida,

entre el ruido de feria y de mercado,
la palidez olvido de mi infancia
florecida, y olvido el primer ángel,
su bondad, sus ropajes y sus manos
en oración, su mano bendiciendo;
conservaré en mis sueños más secretos
siempre el plegarse de esas alas,
que como un ciprés blanco
quedaban detrás de él...

Sus manos se quedaron como ciegos

pájaros que, engañados por el sol,
cuando, sobre las olas, los demás
se fueron a perennes primaveras,
han de afrontar los vientos invernales
en los tilos vacíos, sin follaje.

Había en sus mejillas la vergüenza

de las novias, que el espanto del alma
tapan con púrpuras oscuras
ante el esposo.

Y en los ojos había

resplandor del primer día:
pero sobre todo
descollaban las alas portadoras...

Había expectación en la llanura

por un huésped que no acudió jamás:
aún pregunta tal vez el jardín trémulo:
su sonrisa después se vuelve inválida.

Y por los barrizales aburridos

se empobrece en la tarde la alameda,
las manzanas se angustian en las ramas
y les hacen sufrir todos los vientos.

Es donde están las últimas cabañas

y casas nuevas que, con pecho angosto,
se asoman estrujadas, entre andamios miedosos,
quieren saber dónde empieza el campo.

Allí la primavera siempre es pálida, a medias,

el verano es febril tras esas tablas:
enferman los ciruelos y los niños,
y tan sólo el otoño allí tiene algo

de remoto y conciliador: a veces

son sus tardes de suave derretirse:
dormitan las ovejas, y el pastor con zamarra
se apoya, oscuro, en la última farola.

Alguna vez ocurre en la honda noche

que se despierta el viento, como un niño,
y pasa la alameda, solitario,
quedo, quedo, llegando hasta la aldea.

Y a tientas va marchando hasta el estanque

y se para después a oír en torno:
y las casas están pálidas todas
y las encinas mudas...

Versión de Adrian Kovacsics



amo éste poema, amo a Rilke.

Un abrazo querido Mateo.


                                                             15 de agosto de 2012 03:44

Rainer Mará Rilke

TRILOGÍA ESPAÑOLA I

De esa nube, mira, que violenta
a la estrella oculta, que justo ahora fue -(y de mí),
de esa serranía, al fondo, noche ahora,
vientos nocturnos tiene por un tiempo -(y de mí);
de ese río en lo profundo del valle, que prende
el destello de un claro de cielo desgarrado (y de mí),
de mí y de todo eso hacer una sola
y única cosa, Señor: de mí y del sentimiento
con que el rebaño, encerrado en el aprisco,
recibe con la exhalación de su aliento el grande,
el oscuro no-ser-ya más de este mundo -, de mí y de aquella
luz en la tétrica oscuridad de muchas casas, Señor:
hacer una cosa; de los que duermen,
de los viejos, extraños, en el hospicio,
que tosen importantes en las camas;
de los niños adormilados en pechos tan extraños,
de tantos seres imprecisos, y siempre de mí,
de nada más que de mí, y de lo que no conozco,
hacer la cosa, Señor, Señor, Señor, la cosa
que, cósmico-terrenal como un meteoro,
reúne rauda en su gravitación sólo la suma
del vuelo: no sopesando sino la llegada.

Traducción de Jaime Ferrero Alemparte.

BloggerAdriana Alba dijo...








Estoy convencida que los ángeles inspiraron a Rilke.
Me olvidaba de dejarte video


http://www.youtube.com/watch?v=it132Sn_bSs



besosss

15 de agosto de 2012 03:50
 Suprimir