Bienvenido

Estás en una página de Mateo Santamarta.
Todos los textos y las obras que lleven mi
firma pueden ser difundidos libremente
siempre que no haya ánimo de lucro. Se
agradece el que se cite la autoría.







Translate

viernes, 4 de mayo de 2018

La imagen sublevada. Cine anónimo y colectivo en Mayo del 68.

Museo Reina Sofía de Madrid. 3 - 28 mayo 2018. 



Ciclo de proyecciones dedicado al cine anónimo y colectivo en Mayo del 68, que incluye los cinétracts o cinepanfletos (realizados por Chris Marker, Alain-Resnais o Jean-Luc Godard, bajo una política de anonimato) y una retrospectiva de los Grupos Medvedkin, formados por obreros cineastas. 

El ciclo ofrece una alternativa a esa generalizada visión dominante del 68 francés (reducida a cuestión generacional o cultural, expurgada de conflicto y política) que, como era de esperar, se ha reeditado en este 2018. 

Mostrar esa dimensión anónima y colectiva, la importancia del Mayo obrero y la ruptura de barreras sociales que se produjo en el acontecimiento, y que estas películas muestran con enorme potencia, plantea una perspectiva inédita en la conmemoración del 68. El ciclo incorpora también algunos cinepanfletos actuales, de Jean-Marie Straub y Sylvain George, dedicados a las luchas de los sans papiers o a la Nuit debout.

Comisario: David Cortés Santamarta

Museo Reina Sofía. Edificio Sabatini. Auditorio. Entrada gratuita hasta completar aforo.

Información y programa: http://www.museoreinasofia.es/actividades/imagen-sublevada

viernes, 30 de marzo de 2018

Ángel González > Fragmentos.



FRAGMENTOS

I

Te tocó un tiempo amargo.
Pasó el tiempo.
pero la huella de sus manos sucias
permanece en tu frente
grasa
          espesa
                       de amor,
incorruptible al odio.

II

Jugabas entre muerte.
Creías que los muertos
eran objetos rotos
que alguien había tirado en las aceras.
Eras la vida pura
que lo ignoraba todo.
Un aire helado, a veces
-como un suspiro yerto,
como una leve gasa hecha de hilos de frío-
te acariciaba el rostro.
No sabías que era,
invisible y tan próxima,
la mano de ella la que lo movía.

III

Lo supiste muy pronto.
                                     Desde entonces
ya nunca dejarías
de verla,
               acechándote siempre
entre dos sombras,
delatada
por la luz corrosiva
de los amaneceres imprevistos,
mal oculta en los pliegues de las tardes de Invierno
cuando el día se acaba sin que llegue la noche
y hay un tiempo de nadie, un vacío creciente
-bajorrelieve en polvo de un volumen de viento-
que pretende atraparte en sus bóvedas sucias.

IV

Tal vez por eso, todavía,
como un felino hambriento que disputa 
su presa a los caimanes,
persigues ferozmente,
entre el asco y el miedo,
a la alegría.
Depredador de instantes,
ya para siempre es tuya:
goza al fin plenamente,
sus restos degradados, 
su tristeza.

Ángel González > Antología > Fragmentos.
(Colección Visor de Poesía)

sábado, 10 de marzo de 2018

León Felipe > Tres poemas.



Así es mi vida
piedra, 
como tú. Como tú, 
piedra pequeña; 
como tú, 
piedra ligera; 
como tú, 
canto que ruedas 
por las calzadas 
y por las veredas; 
como tú, 
guijarro humilde de las carreteras; 
como tú, 
que en días de tormenta 
te hundes 
en el cieno de la tierra 
y luego 
centelleas 
bajo los cascos 
y bajo las ruedas; 
como tú, que no has servido 
para ser ni piedra 
de una lonja, 
ni piedra de una audiencia, 
ni piedra de un palacio, 
ni piedra de una iglesia; 
como tú, 
piedra aventurera; 
como tú, 
que tal vez estás hecha 
sólo para una honda, 
piedra pequeña 
ligera...

***

Por la manchega llanura
se vuelve a ver la figura
de Don Quijote pasar.

Y ahora ociosa y abollada va en el rucio la armadura,
y va ocioso el caballero, sin peto y sin espaldar,
va cargado de amargura,
que allá encontró sepultura
su amoroso batallar.
Va cargado de amargura,
que allá «quedó su ventura»
en la playa de Barcino, frente al mar.

Por la manchega llanura
se vuelve a ver la figura
de Don Quijote pasar.
Va cargado de amargura,
va, vencido, el caballero de retorno a su lugar.

¡Cuántas veces, Don Quijote, por esa misma llanura,
en horas de desaliento así te miro pasar!
¡Y cuántas veces te grito: Hazme un sitio en tu montura
y llévame a tu lugar;
hazme un sitio en tu montura,
caballero derrotado, hazme un sitio en tu montura
que yo también voy cargado
de amargura
y no puedo batallar!

Ponme a la grupa contigo,
caballero del honor,
ponme a la grupa contigo,
y llévame a ser contigo
pastor.

Por la manchega llanura
se vuelve a ver la figura
de Don Quijote pasar...

(León Felipe > Versos y oraciones de caminante > Como tú)

(León Felipe -ANTOLOGÍA POÉTICA. ALIANZA EDITORIAL)

Hay dos Españas: la del soldado y la del poeta. La de la espada fratricida y la de la canción vagabunda. Hay dos Españas y una sola canción. Y ésta es la canción del poeta vagabundo:

Franco, tuya es la hacienda,
la casa,
el caballo
y la pistola.
Mía es la voz antigua de la tierra.
Tú te quedas con todo y me dejas desnudo y errante por el mundo...

Mas yo te dejo mudo...¡mudo!
y ¿cómo vas a recoger el trigo
y a alimentar el fuego
si yo me llevo la canción?

Antología Cátedra de Poesía de las Letras Hispánicas. 


domingo, 11 de febrero de 2018

León Felipe > Tres fragmentos de poemas largos.



(...)
Los caballos piafan ya enganchados y la carroza aguarda...

¿Quién la lleva? ¡Miradla todos!...Está muerta...Yo, el blasfemo.
Yo la llevo. Yo llevo hoy la carroza,
yo la llevo.
Este es el poeta
tú eres el salmista,
ése es el que llora,
tú eres el que grita...
Yo soy el blasfemo.
Yo la llevo. Yo llevo hoy la carroza,
yo la llevo.

¡Arriba! ¡Subid todos!
¡Vamos hacia el infierno!

(...)
¡Músicos,
poetas y salmistas,
obispos y guerreros...!
Voy a cantar.

Vida mía, vida mía.
¡Ay! ¡Ay! ¡Ay!
(...)

(León Felipe > Ganarás la luz > Vamos hacia el infierno. ANTOLOGÍA POÉTICA, ALIANZA EDITORIAL.

***

¡Miradla todos!...Está muerta...
¡Miradla!
¡Miradla!

Los que habéis vivido siempre arañando su piel,
removiendo sus llagas, 
vistiendo sus harapos,
llevando a los mercados negros terciopelos y lentejuelas,
escapularios y cascabeles...
y luego no habéis sabido conservar este negocio que os daba pan y gloria...
quisierais que viviese eternamente...
¡Pero está muerta!
Miradla todos:
los que habéis robado su túnica
y los que habéis vendido su cadáver.
¡Miradla!...Miradla
los eruditos y los sabios:
los traficantes de la cota del Cid y del sayal de Santa Teresa.
Miradla, los chamarileros de la ciencia, que vendíais por oro macizo botones de latón...
Miradla.
Miradla,
los anticuarios,
los especialistas del oro y el barroco,
los catadores de cuadros y vinagre...
los castradores de colmenas que dabais cera a los cirios y miel a los púlpitos...
(...)

(León Felipe > Español del éxodo y del llanto > I. Ya no hay feria en Medina, buhoneros. ANTOLOGÍA POÉTICA, ALIANZA EDITORIAL)

***
(...)
¡Habla...Habla!
¿No hablaste ya un día
para responder a los aullidos de un solo leproso?
Pues habla ahora con más razón.
Ahora,
ahora que la humanidad, 
ahora que toda la humanidad
no es más que una úlcera gafosa, delirante y pestilente.
Habla otra vez desde el torbellino,
que el hombre te contestará
desde su inmenso muladar
-!tan grande como tu gloria!-
y sentado sobre un Himalaya de ceniza.
Habla.

- Cíñete, pues, los lomos como hombre valeroso.
Yo te preguntaré y Tú me harás saber.
-Pregunta
-¿Sabes tú cuando paren las cabras monteses?
-No. Pero sé cuando el arzobispo bendice el puñal y la pólvora.
-Y en cuanto a las tinieblas...¿dónde está el lugar de las tinieblas?
-En la mirada y en el pensamiento de los hombres . Tuya es la luz.
- ¿Y has penetrado tú hasta los manantiales del mar?
-No, pero he llegado hasta el venero profundo de las lágrimas: mío es el llanto. 
(...)

León Felipe > El gran responsable II.
(ANTOLOGÍA POÉTICA, ALIANZA EDITORIAL)

sábado, 20 de enero de 2018

Matsuo Bashõ > Haiku de las Cuatro Estaciones

Interrogaría
sobre el haiku chino
a esta mariposa que vuela.

(Versión de Francisco F. Villalba: Matsuo Bashõ > Haiku de las Cuatro estaciones, Miraguano Ediciones) 
***
Brisa ligera
apenas tiembla
la sombra de la glicina

Versión de Francisco F. Villalba: Matsuo Bashõ > Haiku de las Cuatro estaciones, Miraguano Ediciones) 
***
El viejo estanque.
Se zambulle una rana.
Ruido de agua.

(Versión de Carlos Rubio > El pájaro y la flor, Alianza Literatura)
***
Tregua de vidrio
el son de la cigarra
taladra rocas.

(Versión de Octavio Paz > Versiones y Diversiones, Círculo de Lectores - Galaxia Gutemberg)
***
En medio de la llanura
canta la alondra
de todo libre.

Versión de Francisco F. Villalba: Matsuo Bashõ > Haiku de las Cuatro estaciones, Miraguano Ediciones) 
***
En la cascada clara
las agujas verdes de los pinos
se desparraman.

Versión de Francisco F. Villalba: Matsuo Bashõ > Haiku de las Cuatro estaciones, Miraguano Ediciones) 
***
El mar ya obscuro
los gritos de los patos
apenas blancos.

(Versión de Octavio Paz > Versiones y Diversiones, Círculo de Lectores - Galaxia Gutemberg)
***
¿La nieve que cae
es otra 
este año?

Versión de Francisco F. Villalba: Matsuo Bashõ > Haiku de las Cuatro estaciones, Miraguano Ediciones) 
***
Enfermo durante el viaje
mis sueños
por los páramos yermos.

Versión de Francisco F. Villalba: Matsuo Bashõ > Haiku de las Cuatro estaciones, Miraguano Ediciones) 




sábado, 6 de enero de 2018

Suda Yoshihiro

Narciso (madera de magnolio pintada)
La Galería Elvira González exhibe desde el día 2 de Noviembre de 2017 y hasta el 13 de Enero de 2018 su segunda muestra de un artista singular -en un nuevo espacio que yo no conocía pues frecuento poco las galerías últimamente, y que es el tercero con esta firma en Madrid- . 
Se trata de Suda Yoshihiro, un escultor que a contracorriente de lo que se abusa tanto -el gigantismo en los formatos que parece preparado para grandes instituciones o espacios público- nos presenta una muestra de piezas muy pequeñas y perfectamente dispuestas en un espacio que parece hecho para esta muestra. Luz que incide en las flores y plantas talladas con minuciosidad en madera magnolio y primorosamente pintadas y las tenues sombras sobre la pared o el suelo.
Sólo siete obras en un espacio muy amplio. No se interfieren y cada una de ellas es un absoluto en el que no falta nada ni sobra nada: una invitación a un diálogo lento con ellas y con uno mismo. Un espacio que tiene algo de templo. Sólo un japonés podía hacer una obra así. 
Suda Yoshihiro nos lo cuenta.

 Flor globo (madera de magnolio pintada)

"¡No puedo hacer nada grande! En términos de la escala de arte, creo que hay artistas que que por naturaleza son capaces de crear obra en gran escala. Yo simplemente soy diferente a ellos. Cuando estaba en la universidad, hice muchos dibujos y tallas de objetos distintos a plantas y flores, pero siempre me he sentido más cómodo con las plantas y flores. Continúo realizando mis esculturas de adorno natural porque no me canso de ellas"

 Clemátide (madera de magnolio pintada)

"Recientemente, siento que el ritmo de vida es demasiado rápido. Nuevos aparatos y tecnologías aparecen uno detrás de otro. Sin embargo, nosotros, los humanos, no necesariamente evolucionamos al mismo ritmo. Por lo tanto, para cualquier cosa que demande técnica, como el arte, tienes que dedicar tiempo para desarrollar gradualmente habilidades". 

 Narciso (madera de magnolio pintada)

"Tallo cosas pequeñas, pero, aunque pequeñas -tanto que a veces pasan desapercibidas-, tienen el potencial de cambiar la manera en que apreciamos un espacio. Creo que el arte puede cambiar nuestra perspectiva y manera de pensar. Nos motiva a ver cosas que de otra manera tal vez no veríamos".
Hierbas (madera de magnolio pintada)

"Irónicamente, cuando vivía en el campo, no tenía interés en la naturaleza, pero después de mudarme a la ciudad desarrollé el interés por ella"

Persicaria (madera de magnolio pintada)

viernes, 5 de enero de 2018

Suda Yoshihiro

Narciso (madera de magnolio pintada)

La Galería Elvira González exhibe desde el día 2 de Noviembre de 2017 y hasta el 13 de Enero de 2018 su segunda muestra de un artista singular -en un nuevo espacio que yo no conocía pues frecuento poco las galerías últimamente, y que es el tercero con esta firma en Madrid- . 
Se trata de Suda Yoshihiro, un escultor que a contracorriente de lo que se abusa tanto -el gigantismo en los formatos que parece preparado para grandes instituciones o espacios público- nos presenta una muestra de piezas muy pequeñas y perfectamente dispuestas en un espacio que parece hecho para esta muestra. Luz que incide en las flores y plantas talladas con minuciosidad en madera magnolio y primorosamente pintadas y las tenues sombras sobre la pared o el suelo.
Sólo siete obras en un espacio muy amplio. No se interfieren y cada una de ellas es un absoluto en el que no falta nada ni sobra nada: una invitación a un diálogo lento con ellas y con uno mismo. Un espacio que tiene algo de templo. Sólo un japonés podía hacer una obra así. 
Suda Yoshihiro nos lo cuenta.

 Flor globo (madera de magnolio pintada)

"¡No puedo hacer nada grande! En términos de la escala de arte, creo que hay artistas que que por naturaleza son capaces de crear obra en gran escala. Yo simplemente soy diferente a ellos. Cuando estaba en la universidad, hice muchos dibujos y tallas de objetos distintos a plantas y flores, pero siempre me he sentido más cómodo con las plantas y flores. Continúo realizando mis esculturas de adorno natural porque no me canso de ellas"

 Clemátide (madera de magnolio pintada)

"Recientemente, siento que el ritmo de vida es demasiado rápido. Nuevos aparatos y tecnologías aparecen uno detrás de otro. Sin embargo, nosotros, los humanos, no necesariamente evolucionamos al mismo ritmo. Por lo tanto, para cualquier cosa que demande técnica, como el arte, tienes que dedicar tiempo para desarrollar gradualmente habilidades". 

 Narciso (madera de magnolio pintada)

"Tallo cosas pequeñas, pero, aunque pequeñas -tanto que a veces pasan desapercibidas-, tienen el potencial de cambiar la manera en que apreciamos un espacio. Creo que el arte puede cambiar nuestra perspectiva y manera de pensar. Nos motiva a ver cosas que de otra manera tal vez no veríamos".

Hierbas (madera de magnolio pintada)

"Irónicamente, cuando vivía en el campo, no tenía interés en la naturaleza, pero después de mudarme a la ciudad desarrollé el interés por ella"

Persicaria (madera de magnolio pintada)




jueves, 4 de enero de 2018

Rabindranath Tagore > Gitanjali (Ofrenda lírica) (Entrada I)

Romain Rolland y Rabindranath Tagore.
Mantuvieron una gran amistad y amplia amplia correspondencia hasta que Tagore habló favorablemente de la situación en Italia en 1926.
(Información sacada del prólogo del editor -el laberinto 13-)

I

Me has hecho infinito, este ha sido tu placer. Apuras sin cesar este frágil vaso, y vuelves a llenarlo 
nuevamente de vida joven.
Te has llevado por colinas y valles esta pequeña flauta de caña y has soplado en ella melodías
eternamente nuevas.
Al inmortal contacto de tus manos, mi alegre corazón rompe sus límites y se vierte en inefables expansiones.
Sólo tengo mis pequeñas manos para recoger tus dones infinitos. Y pasan los tiempos, y tú sigues esparciéndolos, y siempre queda algo por llenar.
   
VIII

El niño vestido con ropa de príncipe y cuyo cuello adornan cadenas de joyas no encuentra placer en el juego; a cada paso le estorban sus lujosos ornamentos.
Temiendo estropearlos o llenarlos de polvo, se aparta de la gente y no se atreve ni a moverse siquiera.
Madre, ¿le será bueno permanecer encarcelado en ese lujo, privado del saludable polen de la tierra?
¿No le robas de este modo el derecho de entrar en la gran fiesta de la común vida humana?

XI

¡Deja tus rosarios, cesa en tus cantos y tus salmos! ¿A quién crees honrar en este sombrío rincón solitario de un templo que tiene sus puertas cerradas? Abre los ojos y comprueba que tu Dios no está ante ti.
Está donde el labrador cultiva la dura tierra; y al borde del camino donde trabaja el peón caminero. Está con ellos bajo el sol y la tormenta; su vestido está cubierto de polvo. Despójate de tu piadoso manto y, como Él, desciende también hasta el polvo.
¡Liberación! ¿Dónde pretendes encontrar tu liberación? Nuestro Maestro se envolvió a sí mismo con las ligaduras de la creación, y se ató para siempre a nosotros.
¡Abandona tus meditaciones y aparta tus flores y tu incienso! ¿Qué importa si tus vestidos se rasgan y se ensucian? Ve junto a él y permanece a su lado en el trabajo y en el sudor de tu frente.

XXX

He salido solo para acudir a la cita. ¿Quién es, pues, este que me sigue en la silenciosa oscuridad?
Me desvío para evitar su presencia, pero no consigo escapar.
con sus fanfarronadas levanta polvaredas, y con su voz poderosa remeda todas las palabras que yo pronuncio.
Es mi propio yo miserable, ¡oh Señor! No conoce la vergüenza. Pero yo me avergüenzo de acudir a tu puerta en su compañía.







martes, 2 de enero de 2018

PÉRDIDA DE ALHAMA

PÉRDIDA DE ALHAMA
(1482)

Paseábase el Rey moro 
por la ciudad de Granada
desde la puerta de Elvira 
hasta la de Vivarrambla;
Cartas le fueron venidas 
cómo Alhama era ganada:
las cartas echó en el fuego 
y al mensajero matara.
¡Descabalga de una mula, 
y en un caballo cabalga,
por el Zacatín arriba 
subido se había al Alhambra;
mandó tocar sus trompetas, 
sus añafiles de plata.
y que las cajas de guerra 
apriesa toquen al arma,
porque lo oigan los moros, 
los de la Vega y Granada.
cuatro a cuatro, cinco a cinco,
juntádose ha gran compaña.
Allí habló un viejo alfaquí,
la barba bellida y cana:
-¿Para qué nos llamas, rey,
a que fue nuestra llamada?
-Para que sepáis, amigos, 
la gran pérdida de Alhama.
-Bien se te emplea , buen rey,
buen rey, bien se te empleara:
mataste a los bencerrajes
que eran la flor de Granada,
cogiste los tornadizos
de Córdoba la nombrada;
por eso mereces, rey,
una pena muy doblada:
que te pierdas tú y el reino
y que se acabe Granada.

Romancero español > Romances fronterizos.
(Clásicos Éxito)

domingo, 10 de diciembre de 2017

Emily Dickinson > Crónica de plata (Poemas escogidos)

Emily Dickinson nació el 10 de Noviembre de 1830 en Anhertst (EEUU).
Vivió toda su vida en la casa paterna.
Escribió 1775 poemas pero sólamente vio publicados 8 de ellos en vida. forma parte de los dos o tres nombres de la gran poesía estadounidense.
***
The Spider holds a Silver Ball
In unperceived Hands —
And dancing softly to Himself
His Yarn of Pearl — unwinds —
He plies from nought to nought —
In unsubstantial Trade —
Supplants our Tapestries with His —
In half the period —
An Hour to rear supreme
His Continents of Light —
Then dangle from the Housewife's Broom —
His Boundaries — forgot —
605
La Araña sostiene una Bola se Plata
En Manos invisibles -
Y bailando lentamente para Sí
Devana - su Hilado de Perla-

Trabaja con ahínco y desde la Nada -
En una Labor trivial -
Desbanca nuestros tapices con los suyos -
En mitad de tiempo -

Una Hora en erigir de forma suprema
Sus Continentes de Luz -
Que luego cuelgan de la Escoba del Ama de Casa - 
Sus Confines - olvidados -

Emily Dickinson > Crónica de plata (poemas escogidos).
Poesía Hiperión. Selección y traducción de Manuel Villar Raso. (Edición bilingüe)

domingo, 26 de noviembre de 2017

Federico García Lorca > Sonetos del amor oscuro > Estrofas sueltas

Prodigio de pasión, de entusiasmo, de felicidad, de tormento, puro y ardiente monumento al amor, en que la primera materia es ya la carne, el corazón, el alma del poeta en trance de destrucción.

¡Esta Guirnalda! ¡pronto! ¡que me muero!
¡Teje deprisa! ¡canta! ¡gime! ¡canta!
que la sombra me enturbia la garganta
y otra vez viene y mil la luz de enero.
(...)

***

 Tengo miedo a perder la maravilla
de tus ojos de estatua y el acento
que de noche me pone en la mejilla
la solitaria rosa de tu aliento.
(...)

***

(...)
Y aunque busco la cumbre de prudencia
me da tu corazón valle tendido
con cicuta y pasión de amarga ciencia.

***

(...)
Pero yo te sufrí. Rasgué mis venas,
tigre y paloma, sobre tu cintura
en duelo de mordiscos y azucenas.
(...)

***

(...)
Quiero matar al único testigo
para el asesinato de las flores
y convertir mi llanto y mis sudores
en eterno montón de duro trigo. 
(...)

***

Tu voz regó la duna de mi pecho
en la dulce cabina de madera.
Por el sur de mis pies fue primavera
y al norte de mi frente flor de helecho.
(...)

***

¿Te gustó la ciudad que gota a gota
labró el agua en el centro de los pinos?
¿Viste rostros y sueños y caminos
y muros de dolor que el aire azota?
(...)

***
(...) 
Pasa la mano sobre su blancura
y verás que nevada melodía
esparce en copos sobre su hermosura.
(...)

***

(...)
Huye de mí, caliente voz de hielo,
no me quieras perder en la maleza
donde sin fruto gimen carne y cielo.
(...)

***

(...)
Pero sigue durmiendo, vida mía,
¡Oye mi sangre rota en los violines!
¡Mira que nos acechan todavía!
(...)

***

(...)
Y el sol entró por el balcón cerrado
y el coral de la vida abrió su rama
sobre mi corazón amortajado. 

***

La frase que encabeza esta entrada y las estrofas extraídas  de los sonetos han sido tomados del libro: Federico García Lorca "Sonetos del amor oscuro. Poemas de amor y erotismo. Inéditos de madurez. 
(Ediciones Áltera. Prologo de Javier Ruiz Portella. Epílogo a los Sonetos de Jorge Guillén e ilustraciones de Josep Mª Subirachs.)