Bienvenido

Estás en una página de Mateo Santamarta.
Todos los textos y las obras que lleven mi
firma pueden ser difundidos libremente
siempre que no haya ánimo de lucro. Se
agradece el que se cite la autoría.







Translate

domingo, 14 de mayo de 2017

Federico García Lorca > Versos sueltos del Romancero Gitano

(...)
Por el olivar venían,
bronce y sueño, los gitanos.
Las cabezas levantadas 
y los ojos entornados.

¡Cómo canta la zumaya,
ay cómo canta en el árbol!
(...)
(De Romance de la Luna)

***

(...)
Niña, deja que levante
tu vestido para verte.
Abre en mis dedos antiguos
la rosa azul de tu vientre.

Preciosa tira el pandero
y corre sin detenerse.
El viento-hombrón la persigue
con una espada caliente.
(...)
(De Preciosa y el aire)

***

(...)
Sangre resbalada gime
muda canción de serpiente.
(...)
(De Reyerta)

***

(...)
La higuera frota su viento
con la lija de sus ramas,
y el monte, gato garduño,
eriza sus pitas agrias.
(...)
Compadre, quiero cambiar
mi caballo por su casa,
mi montura por su espejo,
mi cuchillo por su manta.
Compadre, vengo sangrando,
 desde los puertos de Cabra.
si yo pudiera, mocito,
este trato se cerraba.
Pero yo ya no soy yo.
Ni mi casa es ya mi casa.
(...)
¡Compadre! ¿Dónde está, dime?
¿Dónde esta tu niña amarga?
¡Cuántas veces te esperó!
¡Cuántas veces te esperara,
cara fresca, negro pelo,
en esta verde baranda!
(...)
Un carámbano de luna
la sostiene sobre el agua.
(...)
(De Romance sonámbulo)

***

(...)
Sus muslos se me escapaban
como peces sorprendidos,
la mitad llenos de lumbre,
la mitad llenos de frío.
(...)
(De La casada infiel)

***

Las piquetas de los gallos
cavan buscando la aurora,
(...)
(De Romance de la pena negra)

***

(...)
En la lucha daba saltos
jabonados de delfín.
(...)
Cuando las estrellas clavan
rejones al agua gris,
cuando los erales sueñan 
verónicas de alhelí.
(...)
¿Ay, Antoñito el Camborio,
digno de una Emperatriz!
Acuérdate de la Virgen 
porque te vas a morir.
¡Ay Federico García,
llama a la Guardia Civil.
Ya mi talle se ha quebrado
como caña de maíz.
(...)
(De Muerte de Antoñito el Camborio)

***

(...)
Thamar estaba cantando
desnuda por la terraza.
Alrededor de sus pies ,
cinco palomas heladas.
Amnón, delgado y concreto,
en la torre la miraba,
llenas las ingles de espuma
y oscilaciones de barba.
(...)
Violador enfurecido,
Amnón huye con su jaca.
Negros le dirigen flechas
en los muros y atalayas.
Y cuando los cuatro cascos
eran cuatro resonancias,
David con unas tijeras
cortó las cuerdas del arpa.
(De Thamar y Amnón)

***
Tomado de "ROMANCERO GITANO- POEMA DEL CANTE JONDO", Selecciones Austral de Espasa Calpe con prólogo de José Luis Cano.